jueves, 30 de septiembre de 2010

Mascotas robots que reconocen emociones humanas



Puede que el Sony Aibo esté descontinuado, pero las mascotas robots de todas las formas y tamaños continúan ganandose el corazón de las personas alrededor del mundo. A pesar de la aparente inteligencia de estos robots mascota, su comportamiento y sus acciones usualmente no son más que respuestas preprogramadas a distintos estímulos de forma tal que el robot responde de manera determinada en un sitio específico o a un comando de voz sin que muestre ninguna variación en su accionar.
Por el contrario, las mascotas de carne y hueso son mucho más complejas en comparación, llegando incluso a discernir y responder ante el estado emocional de una persona. Sin embargo tal parece que los robots mascotas podrían ser llevados en esa misma dirección, gracias a un grupo de investigadores que buscan utilizar redes neuronales para ayudar a romper el ciclo de comportamientos repetitivos en robots mascostas de tal modo que cuenten con mayor interacción y respuestas más emotivas.

El diseño de criaturas artificiales autónomas y con una inteligencia tal que les permita interactuar con humanos, es un objetivo largament buscado por investigadores en el campo de la robótica y de la computación. Con el fin de alcanzar esta meta se han desarrollado aparatos tales como mascotas digitales (como el famoso Tamagotchi) y robots mascotas como Aibo, el perro robot de Sony y el Roomba, una aspiradora robótica que se ha hecho sumamente popular. Al mismo tiempo, la ciencia ficción popular ha contribuido a aumentar las expectativas de los consumidores.

En un esfuerzo por proveer entretenimiento y robots capaces de responder a la interacción con los seres humanos en formas cada vez más complejas, imitando el comportamiento de las mascotas reales o incluso de las personas, científicos de Taiwan están buscando un nuevo diseño que podría ayudar al desarrollo de un módulo de visión para robots que podría algún día reconocer expresiones faciles humanas y responder a estas apropiadamente.

Con las tecnologías actuales en electrónica y computación junto con el conocimiento en el campo de la etología (estudio del comportamiento) y neurología, actualmente es posible crear prototipos de juguetes vivientes artificiales que puedan actuar en el mundo real.

Existen tres puntos principales que deben ser considerados en el desarrollo de un robot. En primer lugar se debe construir un adecuado control de arquitectura, por medio del cual el robot se puede comportar de manera coherente. El segundo es desarrollar maneras naturales por medio de las cuales el robot pueda interactuar con una persona. El último punto consiste en incluir comportamientos y respuestas emocionales dentro de la computadora del robot.

El equipo de investigadores espera conseguir estos tres objetivos por medio de la adopción de una arquitectura basada en el comportamiento, la cual será desarrollada empleando redes neuronales. Esto le permitirá al dueño del robot reconfigurar este para que aprenda y desarrolle nuevos comportamientos, mientras que al mismo tiempo asegura que la mascota robot funcione de manera apropiada en tiempo real.

SHARE THIS

Author:

0 comentarios: