domingo, 24 de octubre de 2010

Sensor miniatura para monitorear presión cardíaca

Sensor cardíaco miniatura
Los recientes avances tecnológicos han permitido el desarrollo de sistemas de monitoreos de salud que pueden llevar un registro de la presión sanguínea de un paciente o realizar un electrocardiograma sobre la marcha. Ahora, los investigadores están dedicando su atención al monitoreo de la presión cardíaca, un indicador de problemas del corazón el cual normalmente puede ser medido unicamente por medio de un procedimiento invasivo conocido como angiografía coronaria.

Una investigación llevada a cabo en el Instituto Fraunhofer para Sistemas y Circuitos Microelectrónicos (IMS) se centra en el uso de sensores miniaturizados que pueden ser implantados en el corazón del paciente para que monitoreen la presión cardíaca de este.

En el transcurso de una angiografía coronaria, un cateter es insertado en la ingle con el fin de inyectar un medio de contraste el cual permite monitorear la actividad cardíaca por medio de rayos X. Lo que los médicos buscan con esto es un aumento en la presión en la cámara izquierda del corazón, el cual podría indicar un fallo potencial de este órgano. Este procedimiento usualmente es efectuado en situaciones de emergencia y ofrece unicamente una observación temporal, sin embargo, la investigación del IMS podría ofrecer una opción de monitoreo a largo plazo.

El sensor del corazón del IMS involucra la implantación de sensores miniatura que no necesitan de baterías para funcionar, los cuales tienen un área de 2 x 10 milímetros. Estos sensores se colocan en la pared del corazón del paciente con la ayuda de un cateter. Las lecturas de presión cardíaca pueden ser transmitidas en cualquier momento al médico que está atendiendo al paciente. Los sensores en forma de varilla puede enviar hasta 200 mediciones por segundo.

Esto significa que aún el malfuncionamiento más pequeño del corazón podrá ser descubierto, sobre todo en los estados iniciales de cualquier enfermedad, lo cual normalmente ocurre solo de forma esporádica. Una vez que los sensores son implantados, las lecturas pueden ser tomadas de acuerdo a los requerimientos del médico.

Como se mencionó anteriormente, los sensores no necesitan de baterías para obtener energía ya que esta es generada por medio de inducción de acuerdo a las declaraciones del Doctor Gerd vom Böge, jefe del grupo de investigadores de la IMS.

El sistema de poder de los sensores produce una potencia de 90 microwatts, la cual es más que suficiente para tomar las lecturas cardíacas, que pueden ser transmitidas a una distancia de hasta 40 centímetros. Debido a que esta distancia es relativamente pequeña, el equipo del IMS está tratando de mejorar la eficiencia del chip que contiene tanto el sensor como la unidad de radio para mejorar su desempeño.


SHARE THIS

Author:

0 comentarios: