jueves, 14 de octubre de 2010

Swith electrónico podría volver las baterías orgánicas una realidad


Ninguna persona podría negar en la actualidad que las baterías son parte esencial de la vida moderna, sobre todo en el campo de la electrónica. Sin ellas los dispositivos móbiles no serían tan móviles y nos resultaría más que dificil arrancar nuestro automovil.

La explosión en el desarrollo de dispositivos electrónicos móbiles posibilitada por las baterías y la miniaturización ha tenido su lado negativo en el desarrollo de baterías recargables, la mayoría de las cuales contienen metales tóxicos pesados.


Sin embargo, los químicos acaban de descubrir una nueva manera de pasar electrones ida y vuelta entre dos moléculas lo cual podría llevar al desarrollo de baterías orgánicas que resulten más ligeras y trabajen sin la necesidad de metales tóxicos pesados.

Las baterías están formadas por celdas electroquómicas que almacenan energía en la forma de energía química, la cual es convertida en electricidad cuando la batería se conecta a un circuito eléctrico donde la corriente puede circular libremente.

Cuando las moléculas se encuentran, generalmente forman nuevos compuestos por medio del intercambio de electrones. En algunos casos, el proceso de transferencia electrónica crea una molécula con carga positiva y una molécula con carga negativa. Las moléculas con cargas opuestas se ven atraidas entre sí y se pueden combinar para profcir algo nuevo.

Durante su investigación, científicos de la Universidad de Texas en Austin, crearon dos moléculas que pueden juntarse e intercambiar electrones pero no pueden unirse y formar un nuevo compuesto.

Al parecer estas moléculas llegan a "rebotar" después de interactuar una con otra lo que impide que se unan. Después de qe ocurre la transferencia de electrones, dos moléculas cargadas positivamente se forman y se repelen entre sí, de la misma forma que ocurre con los imanes , que se repelen cuando son sostenidos de cierta manera. Los científicos colocaron un switch químico que permite que el proceso de transferencia de electrónes proceda en la dirección opuesta.

Esta es la primera vez que el cambio en la dirección del flujo de electrones hacia adelante o hacia atras ha sido conseguido a través de un proceso e cambio a escala molecular.

Por medio de este sistema, los científicos han dando un paso importante para el desarrollo de baterías orgánicas eficientes. El entendimiento del mecanismo del proceso de transferencia de electrones en estas moléculas provee una vía para desarrollar materiales orgánicos para almacenar electricidad que podría ser recuperada para su uso posterior.

Baterías orgánicas hechas de materiales orgánicos en lugar de metales pesados serían más ligeras y podrían ser moldeadas hasta alcanzar cualquier forma. Además tendrían el potencial de almacenar más energía que las baterías convencionales, ser más seguras y baratas de producir y ser más amigables con el medio ambiente cuando deban ser desechadas.

Esto permitiría a su vez el desarrollo de aparatos portátiles más ligeros y delgados y poder contar con baterías que duraran una semana o incluso un mes en lugar de solo un día como ocurre hoy en día. Adicionalmente, el switch molecular podría constituir un paso adelante en el desarrollo de tecnología que imite la habilidad de las plantas de alimentarse de la luz y convertirla en energía a través de la fotosíntesis. Con tal tecnología, podría producirse combustible directamente del sol, en lugar de una planta intermediaria, como el maiz. Esto puede llevar al desarrollo de la fotosíntesis artificial dentro de pocos años como fuente de energía.







SHARE THIS

Author:

0 comentarios: