martes, 19 de octubre de 2010

Teléfonos móviles cargados con el poder del habla


En la busqueda constante de fuentes de energía, existe una de la cual probablemente no ha oido mucho, lo cual es bastante singular ya que se refiere a la energía sónica. La energía sonora es aquella producida por las vibraciones de sonido conforme atraviesan un medio específico. Los parlantes usan electricidad para generar ondas de sonido y ahora científicos de Corea han hecho lo contrario, producir eletricidad a través de sonido por medio de oxido de zinc (ZnO). Estos investigadores esperan que esta tecnología permita convertir el ruido del ambiente en energía que alimente los teléfonos móviles en todo momento o cualquier otro aparato que funciones con electricidad.
Los materiales piezoelétricos son aquellos capaces de convertir la energía mecánica en electricidad. Pueden ser materiales tan sencillos como cuarzo, hueso y azucar de caña. Durante los últimos años se han efectuado diversas investigaciones para transformar el movimiento de una persona caminando o incluso el impacto de una bala, en una pequeña corriente de electricidad aprovechable, pero a pesar de que estas aplicaciones avanzadas aún no están disponibles en productos de consumo, los científicos han estado empleando materiales piezoeléctricos en sensores ambientales y parlantes desde hace tiempo.


Los investigadores coreanos han estado interesando en conseguir el proceso contrario al que ocurre en los parlantes de equipos de sonido, es decir convertir la energía mecánica de las ondas sonoras en electricidad, proceso que los científicos han visto como altamente factible.


Los materiales piezoeléctricos se cargan con electricidad cada vez que son sometidos a un esfuerzo mecánico tal como es el caso del oxido de zinc, material que fue doblado por los investigadores dentro de un campo de nanocables colocados en medio de dos electrodos. A partir de ahí, los científicos aplicaron ondas de sonido de 100 decibeles las cuales produjeron una pequeña corriente eléctrica de alrededor de 50 milivoltios.


En promedio, un teléfono móvil puede operar usando unos cuantos voltios y una conversación normalmente tiene una potencia de 60-70 decibeles, lo cual deja en claro que a esta tecnología aún le hace falta mucho camino por recorrer antes de poder ser aplicada para brindar energía a los teléfonos móviles. Sin embargo los investigadores se muestran optimistas  y considera que con el paso del tiempo podrán incrementar el rendimiento eléctrico.


Además de la generación de electricidad para dispositivos móbiles, esta tecnología podría ser aplicada en el desarrollo de paredes aislantes de sonido las cuales se ubicarían cerca de las autopistas de tal manera que produzcan energía que pueda ser usada para alimentar la red de energía electrica de una ciudad.


SHARE THIS

Author:

0 comentarios: