lunes, 29 de noviembre de 2010

Universo se comportó como un líquido en sus inicios


Físicos del equipo que trabaja con el detector ALICE han estado realizando experimentos de colisión de partículas en el Gran Colisionador de Hadrónes (LHC por sus siglas en inglés) del CERN en un intento por recrear las condiciones en los primeros microsegundos transcurridos después del Big Bang. Los resultados preliminares muestran que el plasma quark-gluón creado en esas energías no formaba un gas como se había predicho, sino más bien se comportaba como una especie de "líquido" durante los primeros momentos después del nacimiento del Universo.
El Gran  Colisionador de Hadrones le permite a los físicos hacer colisionar partículas subatómicas con niveles de energía increibles, con lo cual se busca recrear las condiciones presentes al inicio del Universo.

Los investigadores de ALICE (un acrónimo de A Large Ion Collider Experiment) han estado haciendo colisionar núcleos atómicos a velocidades cercanas a la de la luz con el objetivo de crear "bolas de fuego"subatómicas increiblemente densas, pequeños Big Bangs a temperaturas de millones de grados.

Experimentos previos con niveles de energia menores habían sugerido que el plasma producido por las colisiones de núcleos se comportabla de manera similar a un líquido, sin embargo muchos científicos esperaban que ese plasma de quarks y gluones se  comportara como un gas como a estos niveles de energía mucho más elevados.

Adicionalmente, se ha encontrado que más partículas subatómicas se producen en estas colisiones que las predichas por algunos modelos teóricos propuestos.

Gracias a estos experimentos los científicos han avanzado en su entendimiento sobre las etapas tempranas del Universo después del Big Bang. Estos resultados iniciales parece sugerir que el Universo en sus comienzos se comportó como un líquido super caliente.

El experimento ALICE tiene como objetivo estudiar las propiedades de un estado de la materia conocido como plasma quark-gluón. Este proyecto implica la colaboración de 1000 físicos e ingenieros de alrededor de 100 instituciones pertenecientes a 30 países. Durantes las colisiones de núcleos atómicos, ALICE grabará los datos recolectados en un disco a una tasa de 1.2 gigabytes por segundo, con lo cual se espera que genere dos millones de gigabytes de datos al final del experimento.

Para procesar todos estos datos, ALICE necesitará unas 50000 computadoras personales de última generación que estén operando las 24 horas del día.

SHARE THIS

Author:

0 comentarios: