viernes, 10 de diciembre de 2010

NASA anuncia descubrimiento de nueva forma de vida


En una conferencia de prensa reciente, científicos que trabajan en conjunto con la NASA anunciaron el descubrimiento de un nuevo microorganismo aquí mismo en la Tierra que emplea una estrategia de supervivencia nunca antes vista en otra forma de vida. Descubierto en el norte de California, en un lago altamente salino conocido como Mono Lake, la bacteria GFAJ-1 existe en un ambiente que casi no contiene fósforo, un elemento que siempre se ha considerado esencial para todas las formas de vida que es necesario para la fabricación del ADN. Para solucionar este problema la bacteria es capaz de sustituir el fósforo por arsénico (un elemento altamente tóxico) en sus componentes celulares.

El hecho de que un microbio sea capaz de sobrevivir de tal manera y en un ambiente tan inhóspito, abre mayores posibilidades en cuanto a sitios donde tal vez sea posible encontrar formas de vida, lo cual ha hecho a la NASA replantearse sus ideas acerca de la búsqueda de vida extraterrestre.
Antes de este descubrimiento, los científicos habían asumido que el carbono, el hidrógeno, el nitrógeno, el oxígeno, el fósforo y el azufre eran esenciales para que pudiera vivir cualquier organismo terrestre. El fósforo es considerado un elemento esencial de la composición del ADN y el ARN. El arsénico, por el otro lado, es altamente venenoso para la mayor parte de las formas de vida, a pesar de que es químicamente similar al fósforo.

El equipo de científicos que consiguió el hallazgo fue dirigido por Felisa Wolfe-Simon, una astrobióloga que trabaja para la NASA. Esta investigadora confirmó en una conferencia de prensa el hallazgo de la GFAJ-1 en Mono Lake, un lago de agua salada y barro alcalino. Este barro fue llevado al laboratorio y colocado en un medio que contenía muy poco fósforo pero un elevado nivel de arsénico al igual que en el lago. Los investigadores observaron que a pesar de todo, la bacteria crecía en el lodo. Cuando se analizó a la GFAJ-1, se encontró que usaba el arsénico de la misma manera que los demás seres vivos usan el fósforo.

Con esto, los científicos se dieron cuenta que habían encontrado un microbio que hacía algo totalmente distinto a cualquier otra forma de vida conocida, con lo cual se amplió el horizonte acerca de los posibles ambientes en el universo en donde se pueda descubrir vida. En sí, el hallazgo es profundo ya que nos dice que la vida puede prosperar casi en cualquier sitio, aún en los ambientes menos pensados.

Esto expande la noción acerca de cuáles ambientes podrían ser adecuados para sustentar la vida, lo cual hará que en el futuro tengamos que mirar más de cerca planetas y otros cuerpos celestes que hasta ahora se creía incapaces de servir como ambientes adecuados para seres vivientes.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: