martes, 29 de marzo de 2011

Científicos desarrollan primera hoja artificial práctica



Las hojas, como las que crecen en las plantas, son capaces de crear energía de la luz solar y del agua a través de un proceso conocido como fotosíntesis. Por más de una decada los científicos han estado trabajando en la idea de crear una "hoja artificial". Tal dispositivo usaría la energía del sol para dividir moléculas de agua en hidrógeno y oxígeno, los cuáles podrían ser almacenados en una celda de combustible y utilizarse para generar electricidad.

Anteriormente, una hoja artificial había sido creada, pero no era práctica debido al hecho de que estaba construida con materiales muy costosos y era bastante inestable.  Sin embargo, ahora, un equipo de científicos reportó que habían creado una hoja artificial que es a la vez estable y economicamente viable.

De acuerdo al Dr. Daniel Nocera del MIT, jefe del equipo científico que consiguió este logro, una hoja artificial práctica ha sido uno de los santos griales de la ciencia desde hace décadas.

El equipo de Nocera cree que consiguió desarrollar una hoja artificial particularmente prometedora, la cuál podría convertirse en una fuente barata de electricidad para las casas de personas de pocos recursos en países en desarrollo. Con esto, en un futuro cercano cada casa podría convertirse en su propia central generadora de energía.

La nueva hoja artificial tiene el tamaño de una carta poker aunque más delgada y está hecha de silicio, dispositivos electrónicos y catalizadores de niquel y cobalto, siendo todos estos materiales relativamente baratos y bastante abundantes. Colocada en un galón de agua y con una fuente de luz solar adecuada, la hoja es capaz de producir suficiente electricidad para alimentar una casa en un país en desarrollo por un día completo. Para esto, sería conectada a una celda de combustible colocada en el techo o al lado de la casa.

Cuando se probó bajo condiciones de laboratorio, el dispositivo fue capaz de operar de manera contínua por 45 horas sin sufrir una caída en la actividad. Los nuevos catalizadores de niquel y cobalto recientemente descubiertos son la clave para la viabilidad de la hoja, permitiendole operar con una eficiencia 10 veces mayor a la de una hoja natural. Nocera cree que la eficiencia podrá incrementarse aún más en futuras versiones, y acaba de formar una compañía llamada Sun Catalytix para trabajar en el desarrollo de esta tecnología.

Una hoja artificial funcional fue creada hace 10 años en el Laboratorio Nacional de Energía Renovable de Estados Unidos, sin embargo utilizaba metales muy costosos y por lo general no duraba funcionando más de un día.  Más recientemente, científicos chinos presentaron un diseño de hoja artificial  que incorporaba dioxito de titanio y platino mientras que investigadores holandeses crearon un sistema de captura de captura de energía lumínica basado en la clorofila del alga Spirulina.


SHARE THIS

Author:

0 comentarios: