domingo, 27 de marzo de 2011

Primera nave espacial Orion comienza etapa de pruebas


El primer módulo de tripulación del proyecto Orion ha comenzado la etapa de pruebas  en el Centro de Simulación de Operaciones Espaciales de Lockheed Martin en Denver Colorado. Esta instalación de investigación de 41 000 pies cuadrados se utilizará para evaluar la capacidad del nuevo vehículo multipropósito de nueva generación de la NASA para transportar astronautas de manera segura a través de de los severos ambientes del espacio exterior. Se espera que el Orion reemplace al transbordador espacial de la NASA y realice su primer vuelo de prueba en  el 2013. Por su parte, el primer vuelo tripulado está programado -si el programa se desarrolla sin ningún contratiempo- para el 2016.

La nave espacial Orion

Si bien se asemeja a sus antecesores de la era del programa Apollo, el Orio está diseñado para realizar misiones de larga duración de hasta seis meses en el espacio profundo. Incorpora un módulo para la tripulación y para el transporte de carga, un módulo de servicio para la propulsión, almacenamiento de fluidos y producción de energía eléctrica, un adaptador espacial para asegurar su conexión con el vehículo de lanzamiento y un sistema para la interrupción del lanzamiento que mejorará sustancialmente la seguridad de la tripulación.

En Denver, al Orion se le añadirá el escudo de calor y la capa de protección térmica para se sometido a diversas pruebas ambientales. El módulo para la tripulación también realizará una serie de procedimientos de aterrizaje simulados en el Centro de Investigación Langley de la NASA, con el fin de estudiar el comportamiento del módulo en aterrizajes acuáticos.

Este ha sido un logro importante en el proyecto Orion ya que lo encamina en la ruta correcta para conseguir el objetivo propuesto por el Presidente Barack Obama de realizar la primera misión tripulada en el 2016. Las siguientes pruebas de desempeño para el Orion servirán para demostrar como enfrenta la nave espacial los distintos desafíos que imponen las misiones en el espacio profundo como el ascenso, la interrupción del lanzamiento, las operaciones en órbita, los vuelos en trayectoria de retorno a altas velocidades, el despliegue de paracaídas y aterrizajes acuáticos bajo diversas condiciones marítimas.

El proyecto Orion en el futuro

Lockheed Martin, el principal contratista del programa, ha estado desarrollando un plan maestro conocido como Stepping Stone, el cuál consiste en una serie de misiones cada vez más complejas que están siendo planeadas para la nave espacial Orion. Estos escenarios incluyen una misión al punto de Lagrange sobre el lado más lejano de la Luna para el 2018, misiones a dos asteroides en el 2019 y el 2029 y una misión a las lunas de Marte para el 2031-2035 que podría incluir aterrizajes en la superficie marciana de vehículos robóticos.

De esta manera, el Orion ha sido concebido desde el inicio para efectuar múltiples vuelos en misiones en el espacio profundo. Ha sido diseñado como un vehículo bastante robusto y tecnicamente avanzado capaz de transportar seres humanos a asteroides, puntos de Lagrange y otros destinos en el espacio que puedan poner al ser humano en el camino para llegar a Marte.

SHARE THIS

Author:

0 comentarios: