jueves, 7 de abril de 2011

Demostrada suspensión electromagnética en automóviles


El pasado mes de diciembre, en la conferencia "Futuro de los vehículos eléctricos" efectuada en San José, California, un representante de la Universidad de Tecnología de Eindhoven, Holanda, presentó una investigación que su instititución ha venido desarrollando para la creación de un nuevo tipo de suspensión electromagnética para automóviles. Ahora, que un carro de prueba con la nueva suspensión está a punto de aparecer en la exhibición AutoRAI en Amsterdan, la universidad ha dado a conocer más detalles acerca de la tecnología. Para empezar, se afirma que puede mejorar la calidad de la conducción de los carros en general en un 60 por ciento.
La suspensión Eindhoven, no es unicamente electromagnética sino también activa, lo cual significa que no solo responde mecanicamente a los golpes del camino sino que también es controlada por una computadora abordo. Esta computadora recibe datos de acelerómetros y otros sensores en el vehículo y ajusta la suspensión se acuerdo a esa información en solo una fracción de segundo. Si bien la suspensión activa no es algo nuevo en los automóviles, anteriormente solo se había integrado en sistemas hidráulicos. Sin embargo, de acuerdo a los investigadores de Eindhoven, los sistemas hidráulicos no pueden reaccionar con la misma rapidez que sus contrapartes electromagnéticas y por lo tanto no pueden competir con la suavidad en el manejo que estas últimas producen.

Al igual que con los sistemas de suspensión activa existentes, este nuevo desarrollo debería aumentar la seguridad en la conducción, ya que de acuerdo a los reportes, evita que los automóviles se balanceen excesivamente en las curvas. Siendo del mismo tamaño que los amortiguadores convencionales, el sistema consiste de un muelle o resorte pasivo, un actuador electromagnético, una unidad de control y baterías. El resorte, logicamente proporciona acción de resorteo mientras que los magnetos proveen absorción pasiva de choques. De esta manera, aunque las baterías fallen, el sistema continuará trabajando como una suspensión puramente mecánica.

Con un consumo pico de 500 watts, la suspensión usa alrededor de un cuarto del poder de los sistemas hidráulicos. También logra extender la vida de la batería empleando las vibraciones de la carretera para generar electricidad. Los diseñadores creen que con ciertas mejoras, la eficiencia energética de la suspensión podría ser mejorada aún más.

La mejora del 60 por ciento en la conducción fue obtenida cuando una única rueda equipada con el sistema fue montada sobre un banco de pruebas en un laboratorio, el cual simula las diversas condiciones de la carretera. El mes pasado, un automovil de pruebas tenía el sistema instalado en dos de sus ruedas con el fin efectuar pruebas en la carretera. Por el momento, cada rueda equipada con la suspensión actúa independientemente, por lo que los investigadores están trabajando en el desarrollo de sistemas que les permitan a unidades de suspensión individual comunicarse una con otra y coordinar sus acciones.

SHARE THIS

Author:

0 comentarios: