domingo, 29 de mayo de 2011

Parche de nanofibras podría regenerar zonas muertas del corazón


Cuando una persona tiene una ataque al corazón, las células en el área afectada del organo por lo general mueren y el daño no puede ser reparado. Sin embargo, en un futuro no tan distante, puede que este no sea el caso. Ingenieros de la Universidad Brown de Rhode Island en colaboración con colegas de la India, acaban de crear un parche hecho de nanofibras de carbono el cual parece regenerar las células del corazón. Se espera que estos parches puedan eventualmente ser colocados en el corazón y ayudar a que las zonas muertas se recuperen por completo.

El parche en sí tiene 22 milímetros de longitud, 15 micrones de grosor, una estructura similar a un andamio y puede expandirse y contraerse como el tejido cardíaco. Está hecho de un polímero aprobado por las autoridades y nanofibras de carbono. De acuerdo a los científicos, las fibras son excelentes conductores de electrones y por lo tanto son capaces de transmitir impulsos eléctricos como los empleados por el corazón para mantener un latido constante.
El equipo de la Universidad de Brown colocó el parche en un sustrato de vidrio, seguidamente sembró sus nanofibras con células cardíacas conocidas como cardiomiocitos. Después de cuatro horas, el parche de nanofibras había sido colonizado por una cantidad cinco veces mayor de células cardíacas en compaación con un parche de control que consistía unicamente en el polímero. Después de cinco días, la densidad celular se incrementó seis veces. Adicionalmente, después de cuatro días, la densidad de neuronas en el parche se había duplicado.

De acuerdo a los ingenieros, la elasticidad del andamiaje hecho del polímero y las propiedades eléctricas de las nanofibras convirtieron al parche en un terreno ideal para el crecimiento de neuronas y cardiomiocitos.

Claro está, aún hay mucho trabajo por hacer. El equipo ahora tiene interés en alterar el patrón del parche con el fin de permitir un paso más adecuado de la corriente eléctrica del corazón, así como colocar un parche en un sujeto vivo con el objetivo de observar como maneja el voltaje del órgano y su ritmo de latido. Además, quieren confirmar que los cardiomiocitos que crecen en el parche son capaces de funcionar de la misma manera que las células cardíacas normales.

La investigación, que fue conducida en colaboración con el Instituto Indio de Tecnología Kanpur, fue recientemente publicado en la revista Acta Biomaterialia.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: