sábado, 25 de junio de 2011

Nueva vacuna brinda esperanza contra cancer


Empleando un virus que contiene una "librería" de ADN, investigadores de la Universidad de Leeds en el Reino Unido, trabajando en conjunto con la clínica Mayo en los Estados Unidos, han desarrollado una vacuna que fue capaz de destruir tumores de cáncer prostático en ratones, dejando el tejido sano intacto. Debido a que el virus contiene múltiples fragmentos de genes, la vacuna es capaz de producir muchos antígenos posibles lo que aumenta así su eficacia. Esta técnica podría emplearse para desarrollar vacunas capaces de combatir una amplia variedad de canceres, incluyendo tumores de mama, páncreas y pulmón.

Las vacunas previas basadas en terapia genética, a menudo utilizaban un solo gen para estimular el sistema inmunitario del cuerpo para que combatiera las células cancerígenas, por medio de la producción de una proteína llamada antígeno. Esto desencadena la producción de un anticuerpo capaz de neutralizar o destruir el antígeno, sin embargo el desarrollo de vacunas contra el cáncer exitosas ha probado ser dificil debido a que cada tumor cuenta con proteínas específicas e identificar el antígeno correcto es un verdadero reto. Además, los investigadores han temido que al usar demasiados genes para incrementar las probabilidades de producir antígenos exitosos podría ocasionar una respuesta del sistema inmune que sea demasiado fuerte para que el cuerpo la pueda manejar.

No obstante, los científicos han resolvido este problema creando una vacuna que emplea un virus que contiene una "librería" de ADN que es capaz de producir muchos antígenos posibles. Al probar la vacuna en ratones, encontraron que este nuevo enfoque no parece sobrecargar el sistema inmune y la cantidad de ADN añadido al virus permitió que la vacuna atacara al tumor a través de muchas vías.

Esta ha sido la primera vez en que los científicos han sido capaces de emplear toda una librería de ADN en una vacuna viral con éxito. El mayor retor en inmunología es desarrollar antígenos que sean capaces de atacar el tumor sin causar daños al resto del cuerpo. Al usar ADN de la misma zona del cuerpo donde está el tumor e insertarlo en un virus, los investigadores fueron capaces de solucionar el problema.

Debido a que la librería de ADN fue formada a partir del mismo órgano del tumor, el sistema inmune "auto seleccionó" los antígenos de cáncer a los cuáles debía responder y a la vez evitó  reaccionar en contra de las áreas sanas del cuerpo. Adicionalmente, este proceso de auto selección fue activado cuando la vacuna se inyectó en la corriente sanguínea, lo que es mucho más práctico que inyectarla directamente en los tumores en el interior del cuerpo.

Para el estudio, los cientificos tomaron una librería del tejido prostático sano de un ratón con cáncer de prostata y la colocaron en el interior de un virus de la estomatitis vesicular (VSV). Cuando la vacuna fue introducida en el ratón a través del virus, consiguió estimular una respuesta inmune que rastreó y aniquiló las células del tumor.

Si bien la vacuna no produjo ninguna reacción adversa en el sistema inmune del ratón, aún se necesita continuar con la investigación antes de comenzar con las pruebas en seres humanos y sobre todo antes de emplearla de forma regular en el tratamiento del cáncer en pacientes.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: