domingo, 5 de junio de 2011

Tecnología que logra hacer música con el poder de la mente


Investigadores del Reino Unido están desarrollando un nuevo sistema computarizado que toca música utilizando solo el poder de la mente con la intención de ayudar a gente que sufre incapacidades psicológicas severas.

La interface cerebro-computadora (BCI) crea música en respuesta a los impulsos eléctricos generados por el cerebro. Esta interface fue probada recientemente con resultados alentadores en pacientes con parálisis provocadas por accidentes cerebro-vasculares.

Los avances tecnológicos de los últimos años aumentaron el interés en las interfaces cerebro-computadora, pero la posibilidad de producir terapia musical aún se encuentra inexplorada.

Eduardo Miranda, comenzó este proyecto hace 4 años. Creó cuatro íconos que parpadean a diferentes frecuencias en el monitor de la computadora.

Cuando una persona mira a la luz que parpadea a una determinada frecuencia, genera una señal cerebral que puede ser medida por un electroencefalograma, un instrumento que mide la actividad neurológica.

Un grupo de electrodos recoge estas señales que se amplifican y se introducen en la computadora.

Cuando una persona mira a estos íconos, podemos saber cuál es el que la persona está mirando. Lo interesante de esto es que, además, se puede detectar la intensidad de la mirada. Cuanto más se mira al ícono más fuerte es la señal recogida en el electroencéfalograma.

Miranda creó cuatro algoritmos musicales distintos que traducen las frecuencias de luz de los íconos a procesos musicales distintos. Mirar a un ícono producirá un sonido de una nota, permanecer mirándolo cambiará su tono.

Por medio del mismo principio, los íconos permitirían a los usuarios activar y manipular ritmo, volumen y velocidad.

El sistema requiere de un entrenamiento pero los pacientes que intentaron el experimento lograron en muy poco tiempo tocar música por sí mismos.

Wendy Magee, del diario Música y Medicina afirma que el paciente no solo disfrutó usar el sistema sino que lo encontró interesante.

“Estuvo encantada de haber contribuido a la investigación y dijo que realmente disfrutó estar en control nuevamente.”

Magee opina que existe suficiente evidencia que sugiere que la musicoterapia realmente funciona para ayudar a las personas con todo tipo de discapacidades.

“Ayuda a motivar al paciente para comprometerse con la tarea de la rehabilitación”. La música como intervención terapéutica es un instrumento útil para abordar problemas más amplios de comportamientos funcionales no musicales.

Lo que las últimas investigaciones sugieren es que la música es una mega vitamina para el cerebro, enciende redes y conecta ambos hemisferios.

Miranda busca ajustar su sistema para hacerlo más robusto y simple de usar a fin de que los pacientes puedan manejarlo por sí mismos.

BCI no es ciencia ficción. Es ciencia real, ha sido probado y es posible.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: