miércoles, 20 de julio de 2011

Azucar en la sangre podría dar poder a los implantes



Si bien nadie puede negar que dispositivos médicos implantables como los marcapasos salvan la vida de miles de personas, el problema es que darle energía a esos aparatos para que funcionen es un asunto complicado. Las baterías en un marcapasos estándar, por ejemplo, se dice que pueden durar como máximo unos ocho años, después de lo cual es necesaria una cirigía para reemplazarlas. Otros implantes como las bombas cardíacas son alimentados por baterías que pueden recargarse desde afuera del cuerpo, pero requieren un cable de poder que sobresale a través de la piel del paciente, lo que le impide el poder nadar o incluso bañarse. Ahora, sin embargo, cientificos de la Universidad de Freiburgo en Alemania están desarrollando celdas de combustible biológicas, que podrían emplearse para dar energía a los implates utilizando el propio azúcar sanguíneo del paciente.
El equipo científico es encabezado por el doctor Sven Kerzenmache, del Departamento de Ingeniería en Microsistemas de la Universidad de Freiburgo. Estos investigadores están investigando la manera de emplear catalizadores a base de metales nobles como el platino, para desencadenar una reacción electroquímica contínua entre la glucosa de la sangre y el oxígeno del fluido del tejido circundante. El uso del platino, o un metal similar, sería lo ideal, ya que el material exhibe estabilidad a largo plazo, puede ser esterilizado, y los electrodos fabricados con él, no sufren el peligro de ser dañados por reacciones químicas no deseadas, incluyendo hidrólisis y oxidación.


Los científicos de Freiburg tienen la esperanza de que las superficies de los implantes puedan ser cubiertas con una delgada capa de celdas de combustible, las cuáles les suministrarán energía de manera indefinida.







SHARE THIS

Author:

0 comentarios: