miércoles, 20 de julio de 2011

Gel sintético podría restaurar la función de las cuerdas vocales dañadas


Ya sea que fueron ocasionadas por una intubación durante una cirugía, un cáncer laríngeo, la remoción de una lesión o simplemente por uso excesivo, las cicatrices en las cuerdas vocales pueden limitar e incluso eliminar la habilidad de hablar de algunas personas. Esto se debe a que el tejido de la cicatriz es duro y no permite que las cuerdas vocales vibren adecuadamente. Algunos doctores han tratado de suavizar el tejido empleando materiales del campo de la dermatología y la cirugía plástica, pero el tratamiento no funciona en todos los caso y los efectos se dice que no duran mucho tiempo. Ahora, investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) y la Escuela de Medicina de Hardvard, están trabajando en el desarrollo de un nuevo enfoque que consiste en un gel inyectable que imita el tejido de las cuerdas vocales.
El gel fue creado por un equipo liderado por Steven Zeitels, un profesor de cirugía laríngea de Hardvard, el profesor Robert Langer del Departamento de Ingeniería Química del MIT.

Estos científicos comenzaron con un gel de polietilenglicol (PEG), en parte debido a que actualmente está aprobado para su uso en drogas y en equipos médicos. Con el fin de igualar su viscoelasticidad con la que presentan las cuerdas vocales humanas, manipularon la estructura y los enlaces de las moléculas, con lo cual consiguieron producir muchas variedades del PEG en el proceso. Finalmente, el compuesto que consiguió satisfacer sus requerimientos fue el PEG30, el cual presenta una capacidad de vibración que casi iguala la del tejido de las cuerdas vocales.

Las pruebas de laboratorios también han mostrado que puede usarse para restaurar la vibración de cuardas rígidas y cicatrizadas. El proyecto de Harvard/MIT está tratando de reparar las funciones vocales a pesar de la presencia de tejido cicatrizal, mientras que otros enfoques (como aquellos que emplean tratamientos con drogas) se han focalizado más en tratar de deshacerse de ese tejido.

Al parecer, el PEG30 se descompone con el paso del tiempo, por lo cual el gel tendría que ser reinyectado en las cuerdas vocales del paciente una vez cada seis meses. Actualmente el equipo está trabajando en un método para producir suficientes cantidades del material con la finalidad de facilitar pruebas en pacientes humanos el próximo año. Los investigadores afirman que diferentes versiones del PEG podrían diseñarse en el camino, para tratar de resolver otros problemas médicos.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: