domingo, 21 de agosto de 2011

Nuevo antiviral podría curar cualquier infección viral


El descubrimiento de la penicilina en 1928 brindó una poderosa arma para combatir un amplio espectro de enfermedades bacteriales. La busqueda de una droga similar capaz de combatir a los virus y las infecciones provocadas por estos ha probado ser más difícil, sin embargo investigadores del Laboratorio Lincoln del MIT han diseñado una droga que ha probado se efectiva en el combate de los 15 virus con que ha sido evaluada en el laboratorio. Estos virus incluyen rinovirus que causan el resfriado común, la influenza H1N1, un virus estomacal, el virus de la polio, dengue y otros tipos de virus causantes de fiebre hemorrágica.

Si bien actualmente existen varias drogas que son efectivas en combatir ciertos virus, como los inhibidores de proteasa empleados para controlar la infección del VIH, son relativamente raros y suceptibles a causar resistencia en los virus. En una investigación que podría cambiar el modo en que las infecciones virales son tratadas, los investigadores del MIT diseñaron una droga que puede identificar las células que han sido infectadas por cualquier virus y matarlas con el fin de terminar con la infección.

Cuando los virus infectan una célula, secuestran su maquinaria celular y la obligan a producir más copias del virus, las cuáles infectan otrs células lo que inicia nuevamente el ciclo. Durante su proceso de replicación, los virus crean largas cadenas de ARN  de doble cadena, el cual no se encuentra en ninguna célula animal, incluyendo el ser humano. Si bien las células humanas cuentan con proteínas que se adhieren a este ARN desatando una serie de reacciones que previenen la replicación del virus, muchos de estos microorganismos son capaces de evitar este mecanismo de defensa mediante el bloqueo del proceso, lo que les permite tomar el control de la célula.

Para resolver este problema, los investigadores tuvieron la idea de combinar una proteína capaz de unirse al ARN de doble cadena con otra proteína que ocasiona que las células se sometan a un suicidio celular programado - un proceso conocido como apoptosis.

Los agentes terapeúticos desarrollados por los científicos han sido llamados DRACOS (Double-stranded RNA Activated Caspase Oligomerizers, por sus siglas en inglés). Cuendo un extremo de uno de estos compuestos se une al ARN de doble cadena del virus, le envía la señal al otro extremo para que inice el suicidio celular. Sin embargo, si entra a una célula sana en donde no encuentra ARN de doble cadena, la deja intacta. Debido a que cada DRACO incluye una "etiqueta  de envío", tomada de proteínas de origen natural, es capaz de cruzar membranas celulares sin ningún problema y entrar en cualquier célula humana o animal.

Además de probar la nueva droga en células humanas y animales cultivadas en el laboratorio, el equipo del MIT realizó pruebas en ratones infectados con el virus de la influenza H1N1. Los ratones tratados se curaron completamente y el DRACO no mostró ningún indicio de toxicidad en los animales. Actualmente los científicos están probando la droga con otros virus también en ratones y aparentemente los resultados son prometedores. Por ahora, el equipo espera obtener el permiso para realizar pruebas en animales más grandes con la mira en eventuales ensayos clínicos en humanos.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: