viernes, 2 de septiembre de 2011

Grafeno en el espacio puede brindar pistas sobre origen de la vida



El ser humano ha sido capaz de descubrir como crear hojas de un átomo de grosor conocidas como grafeno, hechas de átomos de carbono, desde el 2004, sin embargo tal parece que el universo ha tenido esta misma capacidad desde mucho antes. Si bien aún no se cuenta con pruebas concluyentes de su existencia en el espacio, el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA ha identificado la firma del grafeno en dos galaxias pequeñas. Si el hallazgo es confirmado, sería la primera vez que se detecta este material en el espacio fuera de la Tierra, lo que podría brindar claves acerca de como se desarrollaron las forma de vida basadas en carbono como la nuestra.

El telescopio infrarrojo Spitzer identificó señales de grafeno en una nebulosa planetaria - el material de desecho de las estrellas moribundas - ubicada dentro de las galaxias de la Nube Magallánica que orbita alrededor de la Vía Láctea. Este descubrimiento potencial podría ayudarle a los investigadores a aprender más acerca de como este material es creado.
Por su parte, la NASA ha declarado que el entendimiento químico de las reacciones que involucran carbono en el espacio puede brindar claves acerca de como evolucionó la vida a base de carbono en la Tierra.

Además del grafeno, el Spitzer también encontró una molécula relacionada llamada C70, la cual junto con el grafeno y moléculas conocidas como "bukyballs" o C60, pertenecen a una familia de compuestos conocidos como fullerenos. Los Buckyballs, llamados así por los domos arquitectónicos de Buckminster Fuller, son esferas de carbono que contienen 60 átomos de este elemento ordenados como una bola de fútbol, mientras que las moléculas C70 contienen 70 átomos de carbono y tienen una forma similar a la de un balón de rugby.ll.

Spitzer detectó por primera vez la presencia tanto de buckyballs y C70 en el espacio en julio de 2010. Posteriormente detectó una cantidad de  buckyballs equivalente a 15 lunas en la Pequeña Nube de Magallanes, lo que demuestra que los fullerenos y otras moléculas complejas pueden formarse en ambientes ricos en hidrógeno. La última detección de moléculas de C70 en la Nube Magallánica marca la primera vez en que este compuesto ha sido encontrado fuera de nuestra galaxia.

Fullerenos han sido encontrados en meteoritos que contienen gases extraterrestres, y recientemente se ha conseguido encapsular agua en buckyballs empleando nuevas técnicas de laboratorio. Estos hallazgos ofrecen la posibilidad de que hace muchos millones de años, los fullerenos hubiesen ayudado a transportar materiales desde el espacio a la Tierra que pudieron haber contribuido al inicio de la vida. Los astrónomos especulan que el grafeno, buckyballs y C70 pueden formarse en el espacio por las ondas de choque producidas por estrellas moribundas, que causan  la rotura de granos de carbono que contienen hidrógeno.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: