miércoles, 21 de septiembre de 2011

Manipulación de plantas permitiría cosechas todo el año



Los ritmos circadianos constituyen un ciclo de casi 24 horas que gobierna los procesos bioquímicos, fisiológicos y de comportamiento que hasta ahora han sido observados no solo en humanos, sino en otras especies de animales, hongos , cianobacterias y plantas. En las plantas, los ritmos circadianos ayudan a sincronizar procesos biológicos con el control diurno y nocturno de la fotosíntesis, además le dicen a la planta en que estación está y el mejor momento para florecer con el fin de atraer insectos. Investigadores de la Universidad de Yale acaban de identificar un componente genético clave que mantiene activado el reloj circadiano de las plantas, lo que ofrece el prospecto de modificar las plantas para que puedan crecer todo el año y en sitios en donde no es posible actualmente.

Los científicos saben desde hace algún tiempo que los ritmos circadianos en las plantas operan a través de las relaciones cooperativas entre los genes de la " mañana" y los genes de la "noche". Proteínas codificadas por los genes de la "mañana" suprimen lo genes de la "noche" al amanecer, pero al anochecer los niveles de estas proteínas disminuyen y los genes de la noche se activan nuevamente. De hecho estos genes de la noche son necesarios para activar los genes de la mañana con lo que se completa el ciclo de 24 horas. Hasta el momento los científicos no estaban seguros acerca de los procesos exactos involucrados. Al identificar el gen DET1 como crucial a la hora de suprimir la expresión de los genes de la noche en el ciclo circadiano, los investigadores de Yale resolvieron uno de los últimos misterios restantes del proceso.

Las plantas que cuentan con menos genes DET1 tienen un reloj biológico y les toma menos tiempo florecer, de acuerdo al equipo investigador de Yale que efectuó la investigación. El conocer los componentes del reloj circadiano de las plantas y sus roles será de mucha ayuda para la selección y generación de características valiosas en cultivos y plantas ornamentales.

Actualmente los granjeros están limitados por las estaciones, pero la comprensión de los ritmos circadianos en las plantas, que controlan funciones básicas como la fotosíntesis y la floración, permitirá modificar las plantas a gusto de manera tal que crezcan en diferentes estaciones y sitios que antes no se consideraban posibles.




SHARE THIS

Author:

0 comentarios: