martes, 6 de septiembre de 2011

Nueva técnica para hacer crecer tejido muscular en laboratorio


Muchas personas pasan largas horas en el gimnasio tratando de añadir un poco de músculo a sus cuerpos lo cual es una tarea bastante difícil que puede tardar años en brindar resultado. Sin embargo, la tarea de hacer crecer una estructura muscular completa con vasos sanguíneos en el laboratorio ha probado ser una tarea aún más complicada para los investigadores. Ahora, un grupo de científicos de la Universidad de Tecnología de Eindhoven (TU/e) ha conseguido superar el reto, lo que seguramente contribuirá a allanar el camino para la creación de tejido muscular que pueda ser implantado en pacientes que han perdido masa muscular debido a accidentes o cirugía.

A pesar de que otros investigadores han conseguido producir tejido muscular con vasos sanguíneos, el equipo de TU/e afirma que tanto las células musculares como los vasos sanguíneos estaban desorganizados. Esto es un problema debido a que las células de los músculos necesitan estar alineadas en la misma dirección para brindarles a estos su fuerza, y los músculos a su vez requieren de vasos sanguíneos para brindarles oxígeno y nutrientes.

Los científicos del TU/e tuvieron éxito donde otros fallaron al producir primero tejido muscular a partir de una mezcla de células madre precultivadas y células de vasos sanguíneos de ratón en un gel. Las piezas de tejido cultibado, de unos 2 x 8 mm, fueron colocados en una sola dirección empleando Velcro para prevenir la contracción que usualmente se produce durante este proceso. La tensión producida hizo que las células musculares se mantuvieran alineadas durante el cultivo. Es esta alineación que es esencial para que los músculos sean capaces de ejercer una fuerza.

Además de la alineación de las células musculares, los vasos sanguíneos se formaron sin que fuera necesaria la adición de ningún factor de crecimiento, ya que las células de tipo muscular produjeron estos factores por sí mismas como resultado de la tensión aplicada. Los científicos dijeron que esto es una gran ventaja debido a que la acción de los factores de crecimiento bioquímicos, que se requieren normalmente para iniciar el proceso, por lo general es difícil de controlar.

Hasta ahora, el máximo grosor que se podía conseguir en el laboratorio para el tejido muscular cultivado era de solo 0.4 mm, lo que se debe a que las células no deben estar localizadas a una distancia superior a 0.2 mm de un vaso sanguíneo u otra fuente de nutrientes para asegurar que reciban la cantidad necesaria de oxígeno. La formación de vasos sanguíneos vista en el proceso del TU/e, la cual permite un suplemento constante de sangre, indica que sería posible alimentar el musculo producido en el laboratorio desde adentro y cultivar tejido de mayor grosor en el futuro cercano, de acuerdo a los científicos.

El objetivo final de la investigación es permitir el tratamiento exitoso de personas que han perdido musculo debido a accidentes o cirugías para remover tumores por ejemplo. Un ejemplo de una posible aplicación es la restauración del tejido facial. El uso el tejido muscular cultivado no sería solamente cosmético, ya que le devolvería funcionalidad al área dañada. Se espera que estos tratamientos estén disponibles en un periodo no mayor a 10 años.

Seguidamente, el equipo comenzará a trabajar en el cultivo de un tejido más grueso. Actualmente ya han comenzado los experimentos con tejido muscular humano.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: