viernes, 16 de septiembre de 2011

Primeros pasos para dar vida a materia inorgánica


Toda la vida en la Tierra está basada en carbono, lo que ha llevado a los científicos a asumir que cualquier forma de vida que existe en el Universo también debe estar basada en este elemento. Sin embargo, excluir la posibilidad de que otros elementos aparte del carbono sean la base de distintas formas de vida puede ser una idea errónea y actualmente un equipo de investigadores de la Universidad de Glascow están trabajando en la creación de "vida" a partir de químicos inorgánicos libres de carbono. Estos científicos están realizando la primera tentativa para conseguir este objetivo mediante la creación de células hechas a partir de sustancias químicas en inorgánicas o iCHELLS.

Al igual que las células biológicas, las células creadas por el profesor Lee Gronin del Colegio de Ciencia e Ingeniería de la Universidad de Glascow, permiten que se realicen múltiples procesos químicos en su interior. En primer lugar pueden ser compartimentadas creando membranas internas que controlan el paso de materiales y energía a través de ellas. De acuerdo a los investigadores, las células que también pueden almacenar electricidad, podrían usase en todo tipo de aplicaciones, como por ejemplo en sensores o para confinar reacciones químicas.


Sin embargo, el objetivo final del proyecto es demostrar que compuestos químicos inorgánicos son capaces de autoreplicación y evolución, al igual que las células biológicas basadas en carbono.

El profesor Cronin declaró que la teoría actual de la evolución es realmente una teoría especial de la evolución ya que se aplica solamente a la biología orgánica. También afirma que si él y su equipo son capaces de crear formas de vida a partir de materia inorgánica, esto podría llevar al desarrollo de una teoría general de la evolución.

Lo que se busca es costruir células químicas complejas con propiedades similares a la vida que puedan ayudar a los científicos a entender como surgió la vida. Además esta investigación podría emplearse para definir una nueva tecnología basada en la evolución de materiales no orgánicos, es decir un tipo de tecnología inorgánica viviente.

Si el profesor Gronin y su equipo resultan exitosos, los resultados de este proyecto seguramente contribuirán para brindar nuevas ideas acerca de la evolución y mostrarán que no se trata solamente de un proceso biológico. Además sería una prueba de que pueden existir formas de vida que no se basan en carbono y redifiniría la mayoría de las ideas actuales sobre la biología.

Con toda seguridad este proyecto será de mucha ayuda para los científicos que buscan formas de vida extraterrestre, ya que puede darles una idea más clara acerca de otros elementos que pueden ser capaces de producir vida en distintos ambientes a lo largo y ancho del Universo. En otras palabras, les daría una mejor idea acerca de lo que deben buscar.




SHARE THIS

Author:

0 comentarios: