lunes, 24 de octubre de 2011

Posible desarrollo de versión tripulada del X-37



Cuando el transbordador espacial Atlantis aterrizó por última vez el 21 de julio del 2011, todo pareció indicar que el concepto de nave espacial orbital capaz de aterrizar como un avión convencional había sido abandonado del todo. Sobre todo considerando que el gobierno de Estados Unidos se muestra a favor de regresar a las cápsulas de estilo Apolo (programa espacial que llevó el hombre a la Luna) y relegando los vehículos similares a los transbordadores al sector privado.


Sin embargo, en una conferencia reciente efectuada en el Instituto Americano de Aeronaútica y Astronaútica (AIAA), Arthur Grantz, un ingeniero en jefe que trabaja para Boeing, entregó un documento que indica que esta compañía y la Fuerza Aérea de Estados Unidos están trabajando en el desarollo de una versión tripulada del avión espacial robótico X-37B.

X-37B

El X-37B es es uno de los proyectos más visibles y la vez más secretos que ha desarrollado la US Air Force durante los últimos años. Básicamente es una nave espacial robótica que luce como un pequeño transbordador espacial sin una cabina de vuelo. A pesar de que su existencia es de conocimiento público su propósito real constituye un secreto.

El gobierno norteamericano ha dado a conocer alguna información del X-37B. En parte es un vehículo experimental basado en la tecnología de "cuerpo elevador" del X-40 de Boeing. Cuenta con una longitud de alrededor de 9 metros y una envergadura de 4.5 metros, siendo suficientemente pequeño para caber con facilidad en la bahía de carga del transbordador espacial. A pesar de esto, es capaz de actuar como una versión robótica de su contraparte tripulada más grande y antigua. El X-37B es lanzado al espacio por medio de un cohete Atlas y los despegues se realizan en la Base Vanderberg de la US Air Force. Este vehículo es capaz de transportar cargas al espacio, regresar a la Tierra y aterrizar como un avión convencional. La diferencia es que no requiere un piloto o control desde tierra ya que puede aterrizar po sí mismo.

Además tiene la capacidad de permanecer en órbita por mucho más tiempo que el transbordador espacial, el cual no puede estar en el espacio por un periodo mayor a 3 semanas, mientras que el X-37B ya ha roto el record para una nave espacial reutilizable: 244 días. Su diseño le permite permanecer estacionado en órbita por hasta 270 días si es necesario
.

X-37C

El documento entregado por Grantz en la conferencia de la AIAA provee nuevas perspectivas acerca del AIAA, incluyendo la posibilidad de una versión tripulada. Grantz afirma que el sucesor del X-37B, el X-37C de mayor tamaño, podría ser empleada como nave de carga para la Estación Espacial Internacional.
 
Actualmente hay varias naves espaciales en servicio y en desarrollo que pueden efectuar esta labor, pero el X-37C podría ser modificado con facilidad para transaportar hasta seis pasajeros. A diferencia de otros vehículos de carga destinados a convertirse en naves tripuladas, el X-37C no requeriría mayores cambios en el diseño.


Una versión propuesta para el X-37 muestra cambios significativos en el interior con los tanques de combustible y sistemas operativos colocados atrás con el fin de hacer espacio para una cabina de vuelo en la punta. Otra alternativa es simplemente colocar un cilindro presurizado autocontenido en la bahía de carga e instalar cámaras de televisión adelante y atrás para que la tripulación pueda observar lo que está ocurriendo en el exterior.


Por supuesto que antes de utilizar el X-37 para vuelos tripulados, los ingenieros deben asegurarse de convertirlo en un vehículo apto para los seres humanos. Los humanos son criaturas frágils cuyo organismo solo puede tolerar un estrecho rango de condiciones ambientales. Por ejemplo, una aceleración muy pronunciada durante el despegue, un giro muy brusco a altas velocidades, demasiada vibración durante el vuelo o un aterrizaje muy fuerte pueden herir o incluso matar una persona. No obstante, el X-37 es un vehículo diseñado para operar con aceleraciones iguales o menores a 1.5 veces la gravedad terrestre lo cual le permite llevar instrumentos delicados al espacio. Así mismo, en teoría al menos, puede transportar seres humanos con relativa seguridad.


Por el momento, el futuro del programa X-37 aún no está definido, sin embargo es probable que se desarrollo una versión tripulada la cual requeriría unicamente la modificación de la tecnología existente algo mucho más sencillo que desarrollar una nave espacial totalmente nueva.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: