lunes, 7 de noviembre de 2011

Adhesivo inspirado en la naturaleza puede reutilizarse miles de veces


En la actualidad muchas investigaciones se están centrando en desentrañar los secretos de la naturaleza para buscar posibles aplicaciones en nuestra vida moderna. Este es el caso de un equipo de científicos del Instituto Zoologico en la Universidad de Kiel en Alemania el cual está estudiando animales como los gecos que parecen desafiar a la gravedad caminando sobre techos y paredes en las cuáles esto parece imposible.

De hecho, estas criaturas han servido de inspiración para un nuevo tipo de cinta adhesiva la cual no solo cuenta con una fuerza de unión impresionante, sino también con la capacidad de pegarse y despegarse miles de veces sin perder sus propiedades adherentes.


El secreto de la habilidad para trepar paredes de muchos insectos y gecos radica en los miles de vellos diminutos llamados setas que cubren sus patas y pies. La abundancia de estos pelos junto con las puntas aplanadas que pueden direccionarse hacia afuera para maximizar el contacto incluso e áreas de superficie rugosa, hace posible que las fuerzas de Van der Waals -las cuáles operan a nivel molecular y son relativamente débiles comparadas con los enlaces químicos- provean la fuerza de adherencia necesaria para que estos animales puedan movilizarse sin problemas sobre las paredes y los techos.

Es esta técnica que el equipo de investigadores, liderado por Stanislav Gorb, ha copiado con su cinta de silicona. Al añadirle a la cinta pequeños pelos similares a las setas, consiguieron crear una cinta adhesiva al menos dos veces más difícil de retirar de una superficie en que está adherida en comparación con una cinta normal del mismo material. Adicionalmente, el adhesido bioinspirado no deja ningún residuo pegajoso, puede trabajar bajo el agua y puede retirarse y volverse a colocar miles de veces sin perder su habilidad para pegarse.

Como se puede observar en la ilustración en donde se realizó una demostración de las propiedades de la nueva cinta, un trozo de 20 x 20 centímetros fue capaz de soportar el peso de un miembro del equipo que se mantuvo colgando del techo.

Otros investigadores están estudiando otros productos de la naturaleza con aplicaciones potenciales como las cubiertas de las alas de los escarabajo, la piel de las serpientes y plantas anti adhesivas en otros los cuáles podrían servir de inspiración para el desarrollo de nuevos materiales.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: