miércoles, 2 de noviembre de 2011

Identifican enzima clave para alargar la vida a través de restricción calórica


Los estudios han demostrado que restringir la ingesta de calorías sin reducir la ingesta de vitaminas y minerales retrasa el proceso de envejecimiento es una amplia variedad de animales incluyendo monos, ratas, peces e incluso algunos hongos. Estudios más recientes ofrecen evidencia de que la restricción calórica puede tener el mismo efecto en humanos. De hecho, un equipo de investigadores de la Universidad de Gotemburgo ha identificado una de las enzimas que de acuerdo a su estudio juega un rol primordial en el proceso de envejecimiento.
Si bien se ha demostrado que la restricción calórica contribuye a retardar el envejecimiento, retrasa el desarrollo de enfermedades relacionadas con la edad y tiene efectos favorables en la salud, hasta ahora los científicos no han conseguido explicar porqué sucede esto. Utilizando la levadura como modelo, los investigadores de la Universidad de Gotemburgo consiguieron identificar que un compuesto llamado peroxirredoxina 1 (Prx1), una enzima que descompone el peróxido de hidrógeno perjudicial en las células, es requerido para que la restricción calórica sea efectiva.


El estudio de este equipo de investigadores mostró que el Prx1 se daña durante el envejecimiento y pierde sus capacidades, sin embargo la restricción calórica contrarresta este efecto al incrementar la producción de otra enzima llamada Srx1, la cual repara la Prx1. Esta parece ser una buena noticia para aquellos que no quieren renunciar a la buena comida, ya que el equipo también encontró que el envejecimiento puede retrasarse sin necesidad de restricción calórica incrementando la cantidad de enzima Srx1 en la célula.


El deterioro de la función de la Prx1 lleva al desarrollo de varios tipos de defectos genéticos y cáncer. Por el contrario, ahora se puede especular si la reparación de la Prx1 durante el envejecimiento puede contrarrestar o al menos retrasar el desarrollo de cáncer y otras enfermedades relacionadas con la edad.


Los científicos afirman que también se ha demostrado que las peroxirredoxinas son capaces de prevenir que las proteínas se dañen y se agreguen, un proceso que ha sido relacionado con varios desórdenes relacionados con la edad que afectan el sistema nervioso, como el Alzheimer y el Parkinson. Por lo tanto, se está considerando sobre si la estimulación de la Prx1 puede reducir y retrasar la aparición de estas enfermedades.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: