miércoles, 25 de enero de 2012

Nueva Hormona Imita el Efecto del Ejercicio



Un grupo de investigadores del Instituto del Cáncer Dana-Farber y de la Escuela de Medicina de Harvard acaban de descubrir una hormona que duplica algunos de los efectos del ejercicio al facilitar la transformación de grasa blanca en grasa parda. Mientras el propósito del primer tipo de grasa es acumular calorías el del segundo es producir calor. La Irisin, nombrada por la diosa griega Iris, podría ayudar algún día a combatir la obesidad y la diabetes. No obstante, aún falta mucho camino antes de convertir la hormona en una medicina de uso común.

El Irisin se produce naturalmente en humanos y ratones y sus niveles aumentan con el ejercicio físico. Los ratones deben hacer ejercicio durante tres semana en una rueda para que la hormona se acumule en su sangre. Para los humanos, lo mismo ocurre después de diez  semanas de ejercicio sistemático. Un estudio controlado con un placebo mostró que al elvar los niveles de la hormona artificialmente en ratones se producen algunos e los beneficios que normalmente se obtienen con el ejercicio. Las células en el ratón inyectadas con irisin necesitaban más oxígeno y quemaban más calorías. Los ratones obesos perdieron varios gramos durante los primeros diez días a partir de la inyección.

El tratamiento también tuvo un efecto positivo en la regulación de los niveles de azúcar en la sangre, lo que indica que la droga podría ayudar a la prevención de la diabetes. Los investigadores planean investigar el potencial del irisin para el tratamiento de enfermedades como la distrofia muscular y la pérdida de masa muscular.  

En este aspecto, los científicos tienen la esperanza, a pesar de no contar con evidencia, de que esta hormona puede ofrecer algunos otros de los beneficios ofrecidos por el ejercicio,  por ejemplo en el sistema neuromuscular.

Esto puede sonar bastante prometedor, pero aún falta mucho por investigar antes de que una droga basada en el irisin empiece a venderse en las farmacias. En primer lugar, aún falta por ver si el irisin tiene los mismos beneficios en los seres humanos. En segundo lugar, convertir esta hormona en una droga puede resultar bastante complicado. La Adinopectina, una hormona descubierta a inicios de los 90, también parece jugar un papel importante para prevenir la obesidad y la diabetes. Se descubrió que tenía correlación con el índice de masa corporal (IMC) e incrementa la tasa metabólica en ratones sin aumentar la ingesta de alimentos. A pesar de esto, hasta ahora han fallado todos los intentos de convertir la proteína de la adinopectina en una droga viable.

A pesar de esto, los investigadores se muestran optimistas. De hecho, uno de ellos ha establecudo una compañía llamada Ember Therapeutics para conducir estudios relacionados con la grasa parda que incluyen investigaciones relacionadas con los efectos del irisin. Esta compañía cuenta con apoyo financiero de Third Rock Ventures por un valor de 34 millones de dólares.

No obstante, aún falta mucho para que salga al mercado la pastilla mágica que nos permita estar en forma comiendo lo que queremos y haciendo poco ejercicio. Por el momento, hay que asistiendo al gimnasio.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: