martes, 10 de abril de 2012

Compuesto en el vino rojo podría combatir la obesidad


Investigadores de la Universidad de Purdue en Indiana están probando un compuesto hallado en el vino rojo que tiene la habilidad de bloquear el proceso de desarrollo de las células de grasa. La investigación de este compuesto conocidos como piceatannol puede ayudar al desarrollo de un método simple para combatir la obesidad.
Esta sustancia resulta de la conversión del resveratrol - un compuesto encontrado en el vino rojo, uvas y maní que también se cree que combate el cáncer, enfermedades cardíacas y padecimientos neurodegenerativos. Cuando el resveratrol es convertido en el piceatannol, lo que ocurre naturalmente después del consumo, el compuesto tiene la habilidad de retrasar el crecimiento de células grasosas.
El piceatannol de hecho altera el momento de expresión de ciertos genes y sus funciones, además de la acción de la insulina durante la adipogénesis, el proceso mediante el cual células de grasa en sus etapas iniciales se convierten en células maduras. En presencia de esta sustancia, se puede observar un retraso e incluso una inhibición completa de la adipogénesis.

Las células grasas jóvenes se desarrollan durante un periodo de 10 años o más y atraviesan una serie de etapas de desarrollo antes de convertirse en células completamente maduras. Actualmente los investigadores están probando los efectos del piceatannol durante las fases iniciales del desarrollo celular de las células adiposas antes de hacerse maduras. Estas células precursoras, a pesar de que no contienen lípidos acumulados, tienen el potencial de convertirse en células grasosas. Por esta razón los científicos consideran que la adipogénesis es un blanco molecular importante para retrasar o evitar la acumulación de células grasosas y, con suerte, el incremento de masa corporal grasosa que puede conducir a la gordura.

La investigación ha encontrado que el piceatannol se une a los receptores de insulina de células grasosas inmaduras durante la primera etapa de la adipogénesis, lo que bloquea la habilidad de la insulina de controlar los ciclos celulares y activar genes que dan inicio a las siguientes etapas en la formación de estas células. En otras palabras, el piceatannol es capaz de impedir de las células grasosas inmaduras crezcan y se desarrollen.

Dentro de poco los investigadores comenzarán a probar el compuesto con un modelo animal de obesidad con el objetivo de encontrar una manera de proteger al piceatannol de la degradación en la corriente sanguínea. Con esto, se busca mejorar la estabilidad y solubilidad del compuesto para crear un efecto biológico mayor.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: