sábado, 28 de julio de 2012

Científicos producen celdas solares que aprovechan luz infrarroja


Un equipo de científicos de la Universidad de California, Los Angeles (UCLA) ha desarrollado un nuevo tipo de celda solar que es transparente casi en un 70 por ciento a simple vista. Las celdas plásticas, que emplean luz infrarroja en vez de luz visible, también son más económicas que otros tipos de celdas debido a que están hechas por medio de un proceso de solución de polímero bastante barato y tecnología de nanocables, lo que podría llevar al desarrollo de ventanas solares más baratas.

Los paneles solares en principio son una buena idea, el único problema es que ocupan espacio. Para que el consumo eléctrico de un edificio pueda se proveído por paneles solares es necesario cubrirlo por completo por estas. Dado a las personas les gusta tener ventanas y poder mirar hacia afuera, esta no es una solución factible. Aún alimentar con energía solar aparatos pequeños puede resultar complicado ya que los paneles son demasiado voluminosos, ocupan áreas que son requeridas para otros propósitos o deben ser colocados en lugares realmente inconvenientes como la parte trasera de un teléfono. Si las celdas solares fueran películas delgadas a través de las cuáles pudiésemos ver, entonces podríamos convertir ventanas y pantallas de tabletas en paneles solares.
Por supuesto que la idea de paneles solares transparentes ya ha sido estudiada anteriormente, pero la mayoría de las soluciones hasta ahora han sido algún tipo de material transparente con cables o cuentas incrustadas o revestidas en vidrios. A decir verdad, estos diseños si dejan pasar la luz , pero dado que los componentes opacos deben absorber algo de la luz para generar electricidad, el efecto es similar al del vidrio polarizado. Además tienden a ser algo costosos.
El equipo de la UCLA por su parte, ha desarrollado una nueva celda de polímero, la cual cuenta con una plástico foto activo que actúa como una celda solar transparente de alto desempeño que deja pasar un porcentaje de luz mucho mayor. La razón es que esta celda no genera electricidad de la luz visible, en su lugar absorbe la radiación infrarroja y la convierte en electricidad. Esto significa que la celda es transparente en un 70 por ciento a simple vista.

Otra ventaja de la nueva celda solar es que se fabrica por medio de un proceso que fue desarrollado en el 2009 y que ha estado mejorándose desde entonces. En este proceso, la celda es formada al disolver un polímero sensible a la luz infrarroja en un solvente, lo cual produce una solución que es aplicada como una película sobre una base que posteriormente es calentada para brindar el acabado final. El costo del proceso se redujo aún más y al mismo tiempo se aumentó la transparencia cuando se reemplazaron los conductores de metal con nanocables de plata y nanopartículas de dioxido de titanio. El resultado es una película fotoreactiva casi transparente que tiene una efectividad del 4 por ciento.

De acuerdo a los investigadores, estos resultados abren el potencial para el desarrollo de celdas solares transparentes de polímero como componentes para equipos electrónicos portátiles, "ventanas inteligentes", sistemas de energía foto voltaicos en edificios y otras aplicaciones. Estas nuevas celdas estarán hechas de materiales similares al plástico y serán ligeras y flexibles. Lo más importante es que podrán producirse en altos volúmenes y a bajo costo.

Si la celda solar desarrollada por la UCLA o alguna variante resulta exitosa, en poco tiempo podremos ver rascacielos que generen su propia energía por medio sus grandes cortinas de ventanas. También tendremos smartphones capaces de generar su propia electricidad e incluso mesas de cristal alimentadas por energía solar.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: