domingo, 9 de septiembre de 2012

DARPA otorga contrato para crear “traje inteligente” para mejorar laresistencia de los soldados




El Pentágono ha sentido desde hace años una fascinación con las máquinas que puedan convertir a los soldados en superhombres. En la década de los 60 asignó fondos para un proyecto de la General Electric que buscaba desarrollar un exoesqueleto capaz de levantar cargas de 1500 libras. Casi medio siglo después sigue invirtiendo dinero en todo tipo de exoesqueletos, dispositivos de elevación asistida y cosas similares. Ahora, el Instituto de Ingeniería Inspirada en la Biología de Hardvard ha sido seleccionado por DARPA para encabezar el esfuerzo por desarrollar un nuevo “traje inteligente” que sea capaz de mejorar la resistencia de los soldados en el campo de batalla.
La razón detrás de este esfuerzo para aumentar las capacidades humanas se basa en un problema que enfrentan los soldados modernos. Conforme la tecnología se vuelve más avanzada , la carga que tienen que transportar los soldados de infantería es cada vez más elevada llegando al punto que en ocasiones tienen que ir al campo de batalla con el equivalente a una persona pequeña sobre sus espaldas. Y en el caso de entornos desérticos como Irak o Afganistán la tarea se convierte en una tortura.

 Con desarrollos tales como los exoesqueletos robóticos XOS 2 de Raytheon y el HULC de Lockheed Martin, se tiene un indicio de hasta donde han avanzado los esfuerzos en este sentido, a pesar de lo cual aún hay varios retos que deben ser superados. El más obvio es la fuente de energía, ya que una vez que las baterías se agotan, elexoesqueleto se convierte más en una carga que en una ayuda – actualmente Lockheed está investigando el uso del celdas de combustible para extender el alcance del HULC. Otros inconvenientes son el tamaño y la rigidez de estos dispositivos.

El traje inteligente es un intento que trata de alejarse del enfoque de “Iron Man” y se basa en un intento de asistir a los soldados para que obtengan mejores resultados con sus músculos naturales. Por el momento, este dispositivo se encuentra en las etapas iniciales, por lo cual no se han dado a conocer muchos detalles, pero se verá como como un conjunto de calzoncillos largos de alta tecnología. A diferencia de los exoesqueletos, el traje inteligente está hecho de componentes suaves. El objetivo es que sea ligero, eficiente y no restrictivo, además debe ajustarse perfectamente al cuerpo de tal modo que pueda llevarse bajo el uniforme. Incluye una serie de tirantes elásticos, paneles yarneses combinados con sensores y sistemas interactivos diseñados para retrasar la aparición de la fatiga, lo que permitirá a los soldados desplazarse más lejos y mejorar su resistencia a las lesiones ocasionadas por llevar cargas pesadas.

El dispositivo también incorpora un sistema sensor estirable para monitorear al portador. El hecho de que este sistema sea estirable se debe al hecho de que los ingenieros desean evitar el uso de versiones rígidas que puedan resultar incomodas por causar rozaduras y frotaduras en exceso. Estos sensores pueden hacer cosas como detectar cuando el portador está fatigado de tal modo que el traje actúe para aliviar la situación haciendo cosas como emitir vibraciones mecánicas de bajo nivel que sirvan para masajear los múscurlos cansados.

El contrato de 2.6 millones de dólares otorgado por DARPA servirá para brindar fondos al equipo de científicos que desarolla el traje el cual es liderado por Conor Walsh, quien es profesor asistente de ingeniería mecánica y biomédica en la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas de Hardvard. A pesar de que está previsto para aplicaciones militares, el equipo también visualiza aplicaciones civiles, como ayudar a los discapacitados o a las personas en edad avanzada.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: