miércoles, 3 de octubre de 2012

Científicos buscan poner cerebro artificial de abeja en robots voladores



Las abejas de miel son criaturas fascinantes. Viven de forma armoniosa en grandes comunidades divididas en castas distintas, en las cuáles hay abejas trabajadoras que realizan expediciones diarias para recolectar néctar y polen de las flores. Actualmente, un estudio ha sugerido que el método eficiente por medio del cual las abejas visitan estas flores podría inspirar mejoras en diversos campos como el desarrollo de redes de computadoras más rápidas por ejemplo. Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Sheffield y Sussex esperan desarrollar un modelo de computadora del cerebro de una abeja con el fin de emplearlo para el control de pequeños robots voladores.

El proyecto es llamado Green Brain, de forma similar al proyecto Blue Brain de la compañía IBM que tiene como objetivo nada menos que la creación del primer modelo computarizado del cerebro humano. El equipo del Green Brain, sin embargo, no está tratando de recrear todos los procesos mentales de las abejas. En su lugar, se están enfocando en los sistemas que controlan la visión y el sentido del olfato.

Así mismo, a diferencia de los científicos del proyecto Blue Brain, no están empleando supercomputadoras para crear su modelo. Con el fin de obtener el desempeño requerido en cuanto a recursos de computadoras de escritorio, los investigadores están empleando un aceleradores GPU (unidad de procesamiento gráfico) de alto desempeño. Donados por la corporación NVIDIA, estos GPU son usados normalmente para generar gráficos 3D con rapidez en computadoras personales y sistemas de juegos. Para el proyecto Green Brain, los GPU serán empleados para realizar cálculos complejos con rapidez.

¿Y para que querría alguien un robot volador con un cerebro de abeja? Bueno, de la misma forma que las abejas de miel pueden olfatear e identificar visualmente a las flores, se espera que los robots autónomos puedan usarse para rastrear olores o gases hasta sus fuentes. Esto podría resultar útil no solo en campos como el monitoreo ambiental, sino también podría emplearse en labores de búsqueda y rescate e pueden encontrar uso en la polinización de los cultivos.

Si bien las abejas reales ya proveen este último servicio, esto puede llegar a cambiar ya que la población mundial de abejas continúa cayendo. Con respecto a esto último, los científicos creen que por medio de la creación de este modelo, serán capaces de entender el comportamiento de las abejas. Gracias a esto, es posible que puedan descubrir la causa detrás de la desaparición de las poblaciones de abejas lo que en última instancia podría llevar al desarrollo de una solución.

 Una vez que llegue el momento de construir los robots-abeja, un equipo de científicos de la Universidad Bielefeld de Alemania puede ser capaz de ayudar ya que está trabajando en el creación de un ojo de abeja artificial diseñado para ser usado en micro vehículos aéreos.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: