martes, 9 de octubre de 2012

iPhone 5 vs Samsung Galaxy III


iPhone 5 vs Samsung Galaxy III

En el 2012, sin duda alguna la mayor rivalidad de productos tecnológicos se produce entre los mayores productores de dispositivos móviles: Apple y Samsung. Esta rivalidad incluso se ha extendido hasta los juzgados en varios países. Y las cosas se han puesto más interesantes con la salida al mercado del iPhone 5 el pasado mes de septiembre.

Un gran producto es mucho más que la suma de sus partes, pero definitivamente las especificaciones importan. Por ejemplo, si un teléfono cuenta con un chip quad-core con 2 GB RAM y otro cuenta con un chip de un solo núcleo y 128 MB de RAM, el primero será mucho más rápido. Así mismo, una pantalla con 320 pixeles por pulgada lucirá mucho mejor que otra con 163 pixeles por pulgada.

Por lo tanto, echemos un vistazo a las principales características tanto del iPhone 5 como del Galaxy S II.

1. Dimensiones

Pueden decir lo que quieran acerca de la originalidad de Samsung, pero sus dispositivos son amados por millones y por buenas razones. El Galaxy S III tiene una superficie amplia, pero es más delgado que los dos iPhone previos.

El iPhone 5 por su parte, es el primer dispositivo en su tipo rediseñado por Apple en más de dos años. Es más largo que el iPhone 4/4S por unos 8.6 mm, pero mantiene el mismo grosor de 7.6 mm con lo cual el iPhone 5 es uno de los smartphones más delgados en el mercado.

2. Peso

Definitivamente el iPhone 5 es ligero. Si bien el iPhone 4/4S tampoco era una monstruosidad  el nuevo modelo es 28 gramos más ligero. Esto se debe en parte a su diseño más delgado y componentes internos, pero su cubierta de aluminio es la razón principal. Los dos iPhone anteriores tenían una cubierta de vidrio en la parte de atrás que naturalmente añadía más peso.

Si bien puede sentirse un poco más pesado que el iPhone 5, el Galaxy S III tampoco es un ladrillo que nos romperá el pantalón. A pesar de tener una gran pantalla y una construcción más amplia que el iPhone 5, el Galaxy S III es un smartphone relativamente ligero.

3. Pantalla

El iPhone 5 ofrece el primer cambio sustancial en cuanto a tamaño de pantalla desde que Apple entró a la industria en el 2007 con aumento de 3.5 a 4 pulgadas. En lugar de añadir una gran pantalla con la misma relación de aspecto de 3:2, la compañía decidió precisamente aumentar la relación de aspecto a 16:9. Si bien la nueva pantalla del iPhone 5 es más grande, tampoco es la mayor del mercado.

Por su parte, el Galaxy S III cuenta con una pantalla más larga y ancha que la del iPhone. En este sentido, este smartphone decididamente ofrece más que su competidor.

Sin embargo, el tamaño no lo es todo. Apple promete un 44 por ciento de mayor saturación de color en comparación con el iPhone 4/4S. Los electrodos sensibles al tacto también están más cerca de la superficie de la pantalla, lo que te da la ilusión de tinta sobre papel.

4. CPU

En el papel los procesadores de ambas versiones del Galaxy S III (norteamericana e internacional) parecen superiores, con una mayor velocidad de relog y un número igual o mayor de núcleos. Sin embargo, pruebas recientes indican que el A6 SoC de Apple rompiendo récords en cuanto a desempeño.

Como era de esperar, el rival más cercano del A6 en estas pruebas fue el Galaxy S III. Ambas versiones del dispositivo tuvieron un desempeño superior al de casi cualquier otro smartphone del 2012. Sin embargo, no pudieron igualar y mucho menos superar la velocidad del iPhone 5.

5. RAM

Otro factor importante en el desempeño es la memoria RAM que en el caso del iPhone 5 y del Galaxy S III versión internacional es de 1 GB. Sin embargo, la versión para Norteamérica viene equipada con una memoria RAM de 2 GB.

6. Almacenamiento

Esta es otra categoría en la que están casi empatados. La versión de 64 GB del Galaxy S III, la cual será lanzada dentro de poco, contará con una ranura para tarjetas microSD (la mayoría de los teléfonos Android la ofrece).

Claro está, más memorias flash significan que el usuario tiene que gastar más dinero.

7. Conectividad inalambrica

Con el nuevo iPhone 5, Apple finalmente nos ofrece un smartphone con 4G de verdad, a diferencia de los teléfonos Android que utilizan el sistema LTE desde hace más de 18 meses lo que les ha permitido contar con esta importante ventaja desde hace tiempo. Aquellos usuarios que viven en una zona con disponibilidad de cobertura tendrán velocidades de transferencia de datos celular más rápidas que las proporcionadas  por muchas conexiones de banda ancha en el hogar. El Galaxy S III también es compatible con el sistema LTE, al igual que la mayoría de los teléfonos Android de alta tecnología.

8. Batería

Una de las principales razones para que Apple se tomara su tiempo antes de incluir el sistema LTE es que necesitaba aumentar la vida de la batería. Los primeros teléfonos LTE como el HTC Thuderbolt y el Motorola Droid Bionic en ocasiones solo podían durar unas cuantas horas debido al alto consumo energético. Finalmente salió al mercado un teléfono LTE con una elevada duración media de la batería, el Droid Razr Maxx, y el Galaxy S III no se queda atrás. Este último es capaz de durar hasta un día completo para la mayoría de los usuarios.

En el caso del iPhone 5, Apple prometió un mejor desempeño de su batería que el obtenido con el iPhone 4S, aún con la inclusión del LTE. Las revisiones preliminares indican que la compañía ha hecho honor a su promesa.

9. Cámara

Al menos, antes de la salida del iPhone 5, muchos usuarios calificaban la cámara del S III como la mejor del mercado. A pesar de sus muchas similitudes con la cámara del 4S, Apple ha prometido mejoras clave sobre su predecesor, incluyendo una mejor toma de imágenes con poca luz.

Apple destaca una nueva función de toma de imágenes panorámicas en iOS 6 (exclusiva del iPhone 4S y el iPhone 5). A pesar de que ofrece las funciones habituales de pulimento de imágenes y de atención al detalle de Apple, ya existen actualmente varias aplicaciones de calidad tanto en iOS como en Android capaces de hacer prácticamente lo mismo. En el caso del Galaxy S III, también cuenta con una función similar que lo pone a la par del iPhone 5 en este aspecto.

10. Elementos intangibles

Podemos decir que mientras los rivales de Apple se enfocan más en las especificaciones, precio y características mercadeables, esta tiene como objetivo principal mejorar la experiencia del usuario. Esto incluye la sensación que deriva de sostener, ver y usar el producto. Con su combinación de ligereza, delgadez sin precedentes y diseño atractivo, el iPhone 5 puede personificar esta filosofía más que ningún otro producto de Apple hasta ahora.

Por otro lado, el Galaxy S III es el teléfono Android más representativo. En la actualidad, con una oferta tan elevada de smartphones de alto desempeño, este no se trata de un logro sencillo. Por eso, si alguien pregunta cual es la mejor opción en cuanto a teléfono Android, la respuesta sin lugar a dudas es el Galaxy S III.
El Galaxy S III no cuenta con lo último en tecnología de software, ya que utiliza el Android 4.0 Ice Cream Sandwich de casi un año de edad. No obstante, Samsung incluyó varias características únicas: S Beam (el cual utiliza el chip Near Field Communication), una variedad de funciones para funciones para compartir a través de las redes sociales y el rival de Siri (aunque menos inteligente), S Voice.

El iPhone 5 viene con el iOS 6, el cual anuncia anuncia la llegada del nuevo app Apple Maps -que incluye navegación paso a paso integrada con Siri - y un sistema para compartir a través de Facebook. Así mismo, cuenta con amplias mejoras para Safari, iCloud, Mail y Siri.

Los usuarios leales a Apple seguramente notarán otra gran diferencia este año. Apple ha rediseñado sus auriculares. Ahora, conocidos como Earpods, los pequeños auriculares prometen un ajuste más seguro y confortable así como un acústica mejorada. Como producto independiente con un valor de $30, no se trata tampoco de un desarrollo de última generación para audiófilos, pero si constituye una drástica mejora con respecto a los antiguos auriculares.

Conclusiones

Ante la pregunta de cual de estos dos smartphones es el mejor, la realidad es que mucho depende de las preferencias del usuario. Si una persona tiene marcada preferencia por Android o por el contrario por iOS, entonces la elección es clara. Pero para aquellos que normalmente no se dejan llevar por las marcas ni tienen favoritos,  la decisión puede resultar complicada ya que ambos smartphones tienen mucho que ofrecer y es difícil determinar cual tiene la ventaja. Cada uno tiene sus fortalezas y debilidades, por lo cual lo más recomendable es ir a la tienda y probar ambos aparatos para tener una impresión de lo que ofrecen y cual resulta más adecuado de acuerdo a nuestros gustos.










SHARE THIS

Author:

0 comentarios: