sábado, 26 de enero de 2013

DARPA quiere esconder equipos militares bajo el agua



La Agencia de Proyectos Avanzados de Defensa (DARPA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos está analizando nuevos enfoques para la guerra naval en el futuro. Como parte de su esfuerzo por reducir los requerimientos logísticos de enviar del envío de equipo a áreas problemáticas, está desarrollando un proyecto que busca crear capsulas de almacenamiento capaces de permanecer en el fondo del mar por años. Estas capsulas contendrían equipo militar no letal que podría ser desplegado en el lugar a la espera de que sea necesitado tiempo después y sea elevado hasta la superficie para su uso.

El despliegue anticipado de equipo militar no es una idea nueva. Por siglos, las armadas y los ejercitos han dejado han dejado depósitos de suministros en locaciones estratégicas para su uso futuro y aún hoy en día las fuerzas militares de Estados Unidos tienen equipo almacenado en naciones amigas en caso de que se produzca una crisis repentina. DARPA desea realizar un paso más allá y colocar suministros y equipos en las profundidades del océano en cápsulas protegidas de la presión del ambiente oceánico y equipados con receptores a la espera de la señal para desplegarse y subir a la superficie.

El propósito de estas cápsulas es brindar a los militares con soporte operacional por medio de sistemas distribuidos no tripulados. Actualmente, colocar una red de sensores en una parte remota del planeta o realizar el despliegue de un UAV es una operación importante que puede llevar semanas o incluso meses para llevar a cabo, especialmente si el otro enemigo ya ha empezado a disparar. Esto convierte al despliegue anticipado bajo el agua de suministros militares en una opción atractiva. DARPA muestra interés debido a que el océano profundo proporciona un ocultamiento barato. Una cápsula que se encuentre dormida en el fondo del mar es sumamente difícil de detectar y aún más difícil de recobrar, por lo tanto es un sitio ideal para para desplegar equipos como sensores, relés de comunicaciones, monitores de inteligencia electrónica e incluso aeronaves no tripuladas.

DARPA busca aprovechar la experiencia de la comunidad científica y de las industrias de telecomunicaciones y de exploración petrolera, las cuáles han tenido un siglo de hacer operaciones en el océano profundo. La colocación y reparación de cables, la instalación de cabezales de perforación y bombas y otras actividades similares les han dado a estas industrias una enorme cantidad de conocimientos y habilidades para el trabajo en el océano profundo y DARPA busca aprovecharlos para el desarrollo de las cápsulas.

Los retos no consisten solamente en conseguir que las cápsulas puedan sobrevivir por años en el fondo del mar, sino también en conseguir que sea posible comunicarse con estas cuando sea tiempo de su despliegue. El océano profundo es una región bastante compleja llena de capas de agua con distintos niveles de salinidad, densidad y temperatura y mezclado con esto está la vida marina que realizan una cacofonía de sonidos. Esto causa que aún la comunicación con submarinos equipados con sistemas de comunicación de última generación sea difícil, pero encontrar una forma confiable de contactar una cápsula durmiente después de yacer cinco años en el fondo, es una reto importante ya sea si se utiliza la radio, el sonar o el láser.

Debido a la dificultad de recuperar las cápsulas, DARPA se está concentrando en equipo militar no letal, así que no hay conflicto con los tratados que implican las municiones y su eliminación.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: