domingo, 20 de enero de 2013

Propulsor iónico NEXT de la NASA


El nuevo propulsor iónico de la NASA NEXT (NASA Evolutionary Xenon Thruster) ha establecido un nuevo record al conseguir 43000 horas de operación continua en el Laboratorio y Centro de Investigación de Propulsión Eléctrica Glenn de la NASA. El propulsor de siete kilowatts será utilizado para propulsar las próximas misiones de exploración del espacio profundo de la NASA en las cuáles los cohetes de propulsión química no son una opción práctica.

La idea de la propulsión iónica data de la década de los 60 del siglo pasado cuando era una curiosidad del campo de la ingeniería. En lugar de quemar combustible, el propulsor iónico obtiene su energía eléctrica a partir de paneles solares o de una fuente de poder nuclear. El propulsor emplea la electricidad para ionizar moléculas (en el caso de NEXT ioniza xenón) y seguidamente un cátodo los iones por medio de electricidad estática. Conforme los iones escapan del motor se crea el impulso.

Esto puede sonar sencillo, pero la cantidad de impulso es bastante pequeña, de hecho es equivalente al peso de una moneda descansando sobre una mesa. La ventaja que tiene el propulsor iónico sobre los cohetes químicos  es su eficiencia - los propulsores iónicos son 10 a 12 veces mas eficientes en términos de consumo de combustible en comparación a los cohetes químicos. En segundo lugar, los propulsores iónicos pueden funcionar por mucho más tiempo. Mientras que los cohetes químicos queman su combustible en pocos minutos, los propulsores iónicos pueden operar por miles de horas lo que permite que ese pequeño impulso se acumule hasta llegar a producir las altas velocidades necesarias para las misiones de espacio profundo.

El propulsor iónico NEXT es uno de los nuevos desarrollos de la NASA en tecnología de propulsión. Con una potencia de siete kilowatts, tiene el doble de poder que los propulsores empleados en la sonda espacial Dawn. A pesar de esto, cuenta con un diseño más simple, más ligero y más eficiente y también está diseñado para tener una mayor duración y resistencia.

Su record actual de 43000 horas es el equivalente de casi 5 años de operación continua consumiendo apenas 770 kilogramos de xenón como propelente. El propulsor NEXT será capaz de brindar 30 millones-newton-segundos de impulso total para una nave espacial. Lo que esto significa es que el propulsor NEXT puede conseguir con el tiempo que una nave espacial pueda volar lejos y a altas velocidades. 







SHARE THIS

Author:

0 comentarios: