domingo, 16 de junio de 2013

Cura del Envejecimiento Podría Estar en el Cerebro


En lugar de viajar hasta Florida en busca de la fuente de la Eterna Juventud, el explorador español Juan Ponce de León mejor debió de haber buscado en el interior de su cuerpo. Más específicamente, debió haber concentrado su atención en una región del cerebro conocida como hipotálamo. Al menos, esto es lo que indica un estudio efectuado con ratones en el Colegio Albert Einsten de Medicina de la Universidad Yeshiva, en Nueva York. Los científicos encontraron que el hipotálamo controla muchos aspectos del envejecimiento, lo que abre la puerta para conseguir una forma de retrasar el proceso del envejecimiento mediante la alteración de las vías de las señales dentro de esa parte del cerebro.


Localizado justo encima del tronco cerebral y además presente en todos los cerebros de los vertebrados, el hipotálamo tiene el tamaño aproximado de una almendra en los humanos y es responsable de numerosas funciones, incluyendo el crecimiento, desarrollo, reproducción y ciertos procesos metabólicos.


Estudios previos del Doctor Dongsheng Cai, profesor de farmacología molecular y de sus colegas, han demostrado que cambios inflamatorios en el hipotálamo puede llevar a varios padecimientos asociados con el síndrome metabólico, una combinación de desordenes médicos que incrementan el riesgo de diabetes y enfermedad cardiovascular. 


Esto llevó al Doctor Cai a sospechar que el hipotálamo puede tener un rol clave en el envejecimiento, lo cual lo llevó a estudiar la inflamación del hipotálamo y a enfocarse en un compuesto proteínico llamado NF-kB (Factor-kappa de la cadena ligera-potenciador de células B activadas). Este es un complejo proteínico que juega un rol importante en la regulación de procesos celulares, la producción de moléculas pequeñas usadas para las señales entre células (estas moléculas se conocen como citoquinas) y la supervivencia celular.


El equipo del Doctor Cai encontró que la activación de la ruta del NF-kB en el hipotálamo de ratones de laboratorio causa que estos envejezcan más rápido ya que ocasiona un declive en los niveles de la hormona liberadora de gonadotropina (GnRH). Esta hormona es sintetizada por el hipotálamo y su liberación en la sangre usualmente se relaciona con la reproducción.


Los ratones mostraron una disminución de la fuerza del músculo y su tamaño, el grosor de la piel, y en su capacidad para aprender - todos indicadores de envejecimiento. La activación de la ruta del NF-kB promovió el envejecimiento sistemático que ocasionó una disminución de la esperanza de vida.


Por el contrario, al bloquear la ruta NF-kB en los ratones, se retraso el proceso de envejecimiento y aumentó la longevidad mediana de los animales alrededor de un 20% en comparación con el grupo de control.


Los inversores también encontraron que al inyectar GnRH en una parte del hipotálamo conocida como el ventrículo hipotalámico protegió a los ratones envejecidos del deterioro de la neurogénesis asociada con la edad. En otras palabras, los ratones envejecidos tuvieron mayor capacidad de crear nuevas neuronas. Los ratones que recibieron inyecciones diarias de GnRH por un periodo prolongado experimentaron un reducción en el declive cognitivo asociado con la edad, que los resultados teorizan es el resultado de la neurogénesis.


El Doctor Cai considera que los hallazgos ofrecen dos estrategias potenciales para tratar los padecimientos relacionados con la edad e incrementar el periodo de vida de las personas - previniendo que el hipotálamo cause inflamación y usando la terapia GnRH para incrementar la neurogénesis.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: