martes, 13 de mayo de 2014

Células madre humanas se utilizan para reparar el corazón dañado de un mono





En lo que podría marcar un avance significativo en el tratamiento de enfermedades del corazón, investigadores de la Universidad de Washington han conseguido reparar exitosamente el tejido dañado en corazones de monos utilizando células creadas a partir de células madre embrionarias de humano. Este logro demuestra la habilidad de producir estas células en una escala sin precedentes y ofrece un gran potencial para devolver funcionalidad completa a corazones humanos dañados.

Los investigadores han estado investigando maneras de restaurar los corazones humanos dañados por infartos de miocardio, un tipo común de ataque al corazón que bloquea las arterias y previene que el oxígeno llegue al músculo cardíaco.
Esta falta de oxígeno a su vez provoca daños en el tejido muscular y afecta significativamente la capacidad del corazón para bombear sangre. Los investigadores están intentando restaurar estos corazones para que recuperen una funcionalidad completa utilizando células cultivadas a partir de células madre embrionarias humanas.

Antes de este estudio, no se sabía si era posible producir una cantidad suficiente de estas células y utilizarlas exitosamente para reconstruir el tejido muscular de corazones dañados en animales grandes cuyo corazón tenga un tamaño y fisiología similar al del corazón humano.
Durante los experimentos, los científicos anestesiaron macacos cola de cerdo e inducieron infartos del miocardio controlados que duraron 90 minutos cada uno, un modelo establecido para estudiar infartos del miocardio. Dos semanas más tarde, los científicos inyectaron un billón de células de músculo cardíaco en los corazones dañados, diez veces la cantidad que los investigadores habían podido generar previamente.

Durante las siguientes semanas, las células inyectadas se infiltraron en el tejido dañado, maduraron para formar nuevas fibras musculares y comenzaron a latir en sincronía con el corazón. Tres meses después de las inyecciones, las células parecían totalmente integradas con el tejido original.

"Los resultados muestran que ahora podemos producir el número de células necesarias para realizar una terapia en humanos y conseguir la formación de nuevo músculo cardíaco en una escala que es necesaria para mejorar la función del corazón humano", declaró el doctor Michael Laflamme, profesor asistente de patología de la Universidad de Washington.

Los investigadores afirman que las células madre inyectadas regeneraron un 40 por ciento del tejido cardíaco dañado, aunque se observaron algunos efectos secundarios. En las primeras semanas después de las inyecciones, el equipo informó de casos de latidos irregulares del corazón, también conocidos como arritmias. Sin embargo, el problema se solucionó por si solo después de dos o tres semanas una vez que las células maduraron y se estabilizaron.


A partir de ahora, los investigadores trabajarán para reducir el riesgo de arritmias y también para demostrar claramente que las células son capaces de mejorar sustancialmente la funcionalidad de un corazón dañado. Ellos tienen la esperanza de que la investigación estará lista para los ensayos clínicos en seres humanos dentro de unos cuatro años.




SHARE THIS

Author:

0 comentarios: