lunes, 20 de julio de 2015

Astronomos observan origen de supernova tipo Ia


Un equipo internacional de astrónomos de Europa, Israel y Estados Unidos han logrado arrojar luz sobre el origen de las supernovas Tipo la - potentes explosiones nucleares en el espacio profundo que nos permiten trazar las grandes distancias entre las galaxias. Se sabe que una estrella enana blanca es la responsable de la creación de la explosión intensamente brillante y distintiva, pero la causa de las supernovas siguen siendo un tema de debate constante.

Actualmente, hay dos teorías. La primera es que la enana blanca se convierte en supernova después de un impacto con otra estrella enana blanca menos masiva. Esto se conoce como el modelo de doble degenerada ya que requiere la colisión de dos cuerpos estelares.

La segunda teoría afirma que las supernovas Tipo Ia se producen cuando la poderosa gravedad de una densa estrella enana blanca enanos roba materia de otra estrella que pudiera ser una gigante roja, o una estrella similar a nuestro Sol La enana blanca continúa el proceso hasta llegar a un punto de masa crítica, conocida como el límite de Chandrasekhar, después de lo cual una reacción nuclear fuera de control es inevitable. Este es el modelo degenerado simple. Ambas teorías de origen potencialmente podrían resultar en lo que se conoce como un evento de "candela estándar", es decir que la observación directa sería necesaria para resolver el argumento.

Esta familia de supernovas también se conoce como candelas estándar debido al hecho de que se conoce con un buen nivel de detalle, la cantidad de luz que se genera por estas explosiones nucleares. Los astrónomos pueden calcular su distancia de la Tierra al medir el nivel en que dichas estrellas atenúan su brillo con respecto a lo que se sabe que es su verdadero brillo.

Sin embargo, descubrimientos recientes han demostrado que nuestra comprensión de estos eventos está todavía en su infancia, sin embargo, cada descubrimiento nuevo agudiza nuestra capacidad de utilizar los marcadores cósmicos más eficientemente. Por ejemplo, una revelación a principios de este año que indicó a los científicos que de hecho hay dos subconjuntos de supernova Tipo Ia, nos ha permitido aislar los casos particulares de  explosiones que son más confiables como forma de medición.

Las más nuevas observaciones se realizaron utilizando el instrumento Palomar Transient Factory (iPTF) montado en el telescopio de 122 cm Samuel Oschin, ubicado en la cima de Monte Palomar en California del Sur. El telescopio toma observaciones a largo plazo de un gran trozo de cielo en busca de objetos celestes transitorios. El 3 de mayo, el telescopio vio la supernova Tipo la iPTF14atg, que se encuentra unos 300 millones de años luz de la Tierra en la galaxia IC831.

Fue un descubrimiento emocionante, ya que las supernovas de tipo la se producen sólo una vez cada pocos siglos en la Vía Láctea, por lo que es un fenómeno celeste raro, y este espécimen exhibe una característica con implicaciones serias para el debate sobre el origen. Por lo tanto, poco después de la detección inicial, instrumentos en tierra y en órbita, incluyendo el satélite Swift de la NASA, fueron usados para observar a iPTF14atg.

Los astrónomos fueron capaces de sacar el máximo provecho de las observaciones de imágenes de la supernova con la luz ultravioleta, un espectro que tiene una energía mayor que la luz visible, por lo que es un medio privilegiado para la detección de los detalles del evento estelar raro. Las observaciones realizadas por Swift detectaron un pulso de luz UV que disminuía inicialmente, pero que luego aumentó a medida que la supernova brilló.

La lectura fue consistente con el modelo de degeneración simple, según el cual se prevé que se vería material expulsado por el impacto de la enana blanca en contra de su estrella compañera, creando una onda de choque de gran poder que causaría la ignición del cuerpo estelar.

Las supernovas tipo Ia representan la piedra angular de nuestra comprensión del universo, y la comprensión de su creación pueden permitirnos trazar las distancias entre galaxias con una fidelidad que está más allá de nuestras capacidades actuales. Sin embargo, mientras que los resultados representan una evidencia directa del modelo de degeneración simple, esto no quiere decir que las supernovas de Tipo Ia no pueden ser generadas por el modelo de doble degenerada. El universo es un lugar muy grande, y será necesaria la observación continua si queremos entender verdaderamente los secretos en el corazón de la vorágine estelar que son las supernova de tipo Ia.



SHARE THIS

Author:

0 comentarios: