miércoles, 15 de julio de 2015

Más cerca la construcción del mayor telescopio del mundo


La construcción del mayor telescopio óptico producido hasta ahora ha dado un paso más a su consecución, gracias a los US $500 millones en fondos ya comprometidos por parte de 11 socios internacionales. Diseñado para ser el más grande y más potente, el Telescopio Gigante Magallanes (GMT) se construye a partir de siete espejos enormes que abarcan un total de 25,4 metros (82 pies), con lo que recibirá seis veces más luz que cualquier otro telescopio grande del mundo. También se afirma que el instrumento será capaz de resolver imágenes con una claridad hasta 10 veces mayor que el telescopio Hubble basado en el espacio.

El telescopio será colocado en lo alto de una colina en Chile en el sitio actual del Observatorio Las Campanas sobre el desierto de Atacama, un lugar remoto y libre de neblina y con cielos libres de contaminación lumínica. Esto permitirá que el GMT tenga la mejor oportunidad de emplear sus capacidades de imagen increíbles. 

Con socios científicos que incluyen a Australia, Brasil, Chile, Corea y los Estados Unidos, el instrumento masivo, que se alojará en un edificio giratorio de 22 pisos de alto, está programado para tomar su primera imagen provisional de los cielos en el año 2021 y estará en pleno funcionamiento para el 2024. Con un costo estimado en alrededor de US $1 mil millones de dólares, este enorme ojo en el cielo está generando grandes expectativas en la comunidad científica.

"El GMT anunciará el comienzo de una nueva era en la astronomía", dijo el presidente del Consejo de Administración de la Organización del Telescopio Gigante Magallanes (GMTO), Wendy Freedman. "Va a revelar los primeros objetos que emiten luz en el universo, explorar los misterios de la energía oscura y la materia oscura, e identificar planetas potencialmente habitables en el vecindario galáctico de la Tierra.

El telescopio constará de siete segmentos de 8,4 metros (27 pies) de diámetro separados, para crear el espejo primario de 25.4 metros combinado (82 pies). Cada espejo pesa aproximadamente 15.000 kg (17 toneladas) y necesita un año para prepararse, moldearse y enfriarse. A continuación, toma otros tres años o más de acabado meticuloso y super preciso y pulido para producir el nivel requerido de precisión para un instrumento tan preciso.

Tal es la precisión que, de hecho, la cara del espejo tiene el mismo nivel a través de toda su superficie con una variación que no supera los 19 nanómetros. Como tal, si el espejo fuera ampliado hasta el tamaño de los Estados Unidos continentales, las montañas más altas no superarían los 12,5 mm de alto, de acuerdo con los laboratorios de fabricación de los espejos en la Universidad de Arizona.

A pesar de que los espejos primarios estarán entre los más precisos que jamás se ha hecho, y los cielos arriba del telescopio están entre las más claros disponibles en la Tierra, la atmósfera en sí todavía representa un reto para este instrumento con base en tierra. Sistemas de óptica adaptativa diseñados por investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU), ayudarán a eliminar las distorsiones y aberraciones causadas por la atmósfera de la Tierra, como la turbulencia, que dan a las estrellas su brillo característico. 

"La próxima generación de telescopios ópticos como el GMT exige una nueva clase de instrumentación e instalaciones astronómicas, y la ANU está bien equipada para afrontar este reto", dijo el profesor Colless, Director de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la ANU.





SHARE THIS

Author:

0 comentarios: