jueves, 30 de julio de 2015

"Compuesto 14" imita los efectos del ejercicio sin poner un pie en el gimnasio



Disfrutar de los beneficios de un entrenamiento agotador sin llegar realmente a hacer ejercicio es una perspectiva tentadora. Este sueño explica porqué existe el enorme torrente de equipo de ejercicio que promete hacer más por nuestras figuras con menos de nuestro sudor y lágrimas, y recientemente, el desarrollo de medicamentos que podrían imitar los efectos beneficiosos del ejercicio. El último avance en esta área es el desarrollo de una molécula que imita los efectos del ejercicio al influir en el proceso metabólico, dándole el potencial para tratar la diabetes tipo 2 y la obesidad.
Los científicos de la Universidad de Southampton, que desarrollaron la molécula, inicialmente tenían el objetivo de apuntar al sensor central de energía en las células llamado AMPK. Con base en investigaciones anteriores, el equipo creía que si una molécula pequeña podía ser utilizada para activar selectivamente el AMPK, se podría aumentar la captación de glucosa y el oxígeno en las células mediante la imitación de los efectos del ejercicio.
La pequeña molécula, conocida como "compuesto 14", funciona mediante la inhibición de la función de una enzima celular implicada en el metabolismo llamada ATIC. Esto provoca una acumulación de otra molécula en las células llamadas ZMP, que hace que las células actúen como si se estuvieran quedando sin energía, lo que ocasiona que el AMPK entre en acción y active las células para que incrementen la captación de glucosa y el metabolismo.

El Compuesto 14 le fue dado a dos grupos de ratones, con un grupo alimentado con una dieta regular y el otro alimentado con una dieta alta en grasa  con el fin de hacerlos obesos e intolerantes a la glucosa, un síntoma de pre-diabetes. El peso de los ratones sanos siguió siendo el mismo después del tratamiento con el compuesto 14, al igual que sus niveles de glucosa en la sangre. Mientras tanto, los niveles de glucosa elevados en la sangre de los ratones obesos se redujeron a niveles casi normales después de sólo una dosis única de compuesto 14.

Llevando el experimento un paso más adelante, el equipo trató a los ratones obesos con el compuesto 14 durante siete días y encontró que mejoraron su tolerancia a la glucosa y también perdieron 1,5 g (0,05 oz), o alrededor de un cinco por ciento, de su peso corporal. Al someter a los ratones sanos al mismo tratamiento no se observaron cambios apreciables en el peso.

El Compuesto 14 se une a una serie de otros fármacos potenciales que se podrían utilizar para hacer frente a los problemas de salud. En 2013, un medicamento en fase de desarrollo en el Instituto Scripps, se encontró que podía aumentar la actividad metabólica en los músculos esqueléticos de ratones, mejorando su masa muscular y el estado físico. También hemos visto las drogas que imitan el ejercicio las cuáles prometen transformar la grasa blanca en grasa parda más saludable, y las que prometen revertir la diabetes dependiente de la edad.

Los investigadores de la Universidad de Southampton ahora continuarán desarrollando el compuesto 14 y estudiando los efectos del tratamiento a largo plazo. Si resulta seguro, los investigadores dicen que un medicamento podría ser desarrollado dirigido a las personas que padecen diabetes y obesidad.






SHARE THIS

Author:

0 comentarios: