jueves, 10 de diciembre de 2015

Terapia génica con estrógeno podría proteger la memoria durante más tiempo


La hormona estrógeno es importante para mantener el cerebro sano y permitir que los recuerdos se formen, pero sus efectos empiezan a disminuir con la edad en las mujeres. Un equipo de investigadores de la Universidad de Florida está tratando de mejorar la situación, poniendo a prueba un método de terapia génica para devolver la función de memoria en ratas de laboratorio.


El estrógeno juega un papel importante en el cerebro, ayudando a mantener la capacidad del órgano para formar y mantener conexiones (algo conocido como "plasticidad") que a su vez facilita el proceso de aprendizaje y la retención de memorias. La disminución de los niveles de estrógeno puede conducir a una pérdida de la plasticidad del cerebro, haciendo que los pacientes lleguen a tener problemas con la memoria.

Conforme las mujeres envejecen, la cantidad de estrógeno en el cuerpo se reduce significativamente, en un período de transición conocido como menopausia. Desde el inicio de la menopausia, que por lo general comienza alrededor de los 50 años, la terapia de reemplazo hormonal es eficaz en la protección del cerebro contra el daño, incluyendo enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer, hasta alrededor de 65 años de edad Sin embargo, después de ese punto, la técnica deja de ser eficaz.


El equipo de la Universidad de la Florida recurrió a la terapia génica en un intento de abordar la cuestión, incrementando la expresión de dos receptores de estrógeno en el hipocampo - una parte del cerebro que es fundamental para la formación y el mantenimiento de los recuerdos.


Se llevaron a cabo pruebas en una muestra grande de ratas de laboratorio envejecidas, de tal forma que 72 animales se dividieron en dos conjuntos de tres grupos - uno para cada receptor sobreexpresado y un grupo control. Un conjunto de grupos fue probado con solo el tratamiento de terapia génica, mientras que otro grupo recibió estrógenos junto con la terapia. De los seis grupos, se observaron mejoras significativas en la memoria de uno de los grupos con receptores más terapia de estrógeno, el cual fue denominado como el grupo receptor alfa.


A pesar de que por el momento es solo un primer paso, el estudio marca un importante avance en el desarrollo de alternativas a los tratamientos de reemplazo hormonal.


"En el corto plazo, este hallazgo nos ayuda a entender cómo el estrógeno rescata la memoria y mantiene el cerebro joven y plástico", dice el miembro uno de los miembros del equipo, el profesor Thomas Foster. "A largo plazo, este hallazgo con el tiempo puede permitirnos dejar de usar el estrógeno y enfocarnos directamente en los mecanismos receptores o de plasticidad cerebral".


Los investigadores planean continuar con su trabajo, que busca mejorar la comprensión y en última instancia, aprovechar el poder del receptor alfa.







SHARE THIS

Author:

0 comentarios: