miércoles, 9 de marzo de 2016

BMW mira hacia el futuro con el concepto Vision Next 100 capaz de cambiar de forma


El automóvil concepto Vision Next 100 de BMW puede tener un aspecto distinto o algo confuso con respecto a los diseños usuales, pero hay un método definitivo para lo que parece ser locura automotriz. Desarrollado como una celebración del centenario de BMW Group, el Vision Next 100 es el intento de la compañía para echar un vistazo a largo plazo a lo que podría ser el automóvil del futuro, después de que la tecnología de conducción autónoma haya cambiado fundamentalmente el diseño de automóviles.


El Vision Next 100 hizo su debut mundial en el Evento del Centenario del Grupo BMW en el Salón Olímpico de Munich, el 7 de marzo, con motivo de los 100 años desde que la compañía apareció por primera vez en el registro mercantil. Según los diseñadores, la idea detrás del vehículo no es sólo estimular la imaginación, sino también crear un automóvil que anticipe un tiempo en que la tecnología de los automóviles que se auto conducen sea una realidad, las calles de las ciudades estén más congestionadas, el tiempo sea casi un lujo, y la conectividad y la tecnología interactiva hayan sido liberadas de los confines de las pantallas de instrumentos.


El Vision también refleja el creciente deseo de los consumidores de productos a medida. En los últimos años, los avances en la tecnología han permitido a los consumidores pedir todo tipo de productos personalizados y muchos dispositivos digitales pueden aprender de la conducta de su propietario y adaptarse para acomodarse a estos.


La misma idea está detrás de las instrucciones de diseño para el Vision Next 100. Según BMW, el concepto es capaz de modificarse a sí mismo para satisfacer los deseos y hábitos del conductor, no sólo en términos de ajustar la suspensión o desconectando el control de tracción, sino también en alterar físicamente el propio vehículo en movimiento y anticipar e incluso mejorar el rendimiento del conductor.


BMW dijo que el estilo del Vision Next 100 estaba destinado a conciliar todo tipo de formas de diseños, manteniendo su capacidad de adaptarse a los distintos gustos de los usuarios. Sus dimensiones son las de un compacto, pero el interior es el de un sedán BMW de lujo. También tiene un esquema de color de cobre que los diseñadores dicen simboliza la conexión entre el conductor y la tecnología.


Para facilitar el acceso, las puertas de ala de tijera se abren automáticamente y la columna de dirección se retrae hacia el dash gracias a sensores que reconocen el conductor cuando se acerca. Al presionar el logotipo de BMW en el tablero de instrumentos se cierra la puerta y se extiende la columna de nuevo.


Sin embargo, el aspecto visual más llamativo del Vision Next 100 son lo que parecen ser guardabarros faldas con esteroides. BMW asegura que las ruedas están ahí, pero están escondidas debajo de una especie de malla inteligente de triángulos que se mueven y cambian la forma del cuerpo conforme las ruedas giran para ayudar a reducir el coeficiente de arrastre de 0,18.


Esta arquitectura que cambia de forma se combina con la meta de BMW de convertir al Vision Next 100 en un escaparate para posibles tecnologías interactivas. Un ejemplo importante de esto es capacidad del auto concepto para cambiar entre modo autónomo completo, denominado "Ease", y un modo más centrado en el conductor llamado "Boost".


En Boost, el Vision Next 100 se configura en torno al conductor conforme este toma el control del vehículo. Esto no es sólo modificar algunos ajustes. Por el contrario, el volante y el asiento se desplazan y el propio vehículo cambia de forma para indicar la línea de conducción ideal, el punto de dirección y la velocidad, y la consola central modifica el ángulo hacia el conductor. Además, el conductor puede interactuar con el coche por medio de control de gestos.


En Easy, el auto concepto se altera así mismo para operar en modo autónomo completo. El volante y la consola central se retraen, los reposacabezas se vuelven hacia los lados, y los asientos y el guarnecido de la puerta se unen entre sí. Esto permite que el conductor y los pasajeros estén cara a cara y se relajen mientras el auto se hace cargo de la tarea de manejar de manera autónoma. Además, la pantalla de visualización frontal cambia a contenido y entretenimiento personalizado, e imágenes aumentadas destacan el paisaje que pasa.


El Vision Next 100 incluso tiene su propio ayudante digital llamado Companion, que utiliza sensores e inteligencia artificial para estudiar el conductor y ayudar tanto a mejorar sus habilidades y ajustar el auto deacuerdo a sus preferencias. Con el tiempo, incluso puede anticipar y hacerse cargo de las tareas de rutina, dejando al conductor las decisiones de más alto nivel. Representado por un pequeño elemento, similar a una gema, al lado del parabrisas, Companion se mantiene sin destacar en el tablero cuando no está totalmente activo, pero se eleva en el modo Easy no solo para desplegar datos, sino también para actuar como una señal de advertencia luminosa en la parte frontal del vehículo a los peatones, para indicarles que Vision está bajo el control autónomo completo.


BMW dice que Vision Next 100 también juega con la idea de deshacerse de las pantallas en su totalidad mediante la fusión de lo digital y lo físico. En lugar de un panel de control dedicado o un pequeño head-up display, el auto concepto utiliza todo el parabrisas como una pantalla gigante de la carretera y la información meteorológica, así como una pantalla de realidad aumentada.


El Vision Next 100 está programado para realizar una gira mundial con apariciones en los Estados Unidos, Gran Bretaña y China antes de detenerse en el Festival de BMW en Munich en septiembre.







SHARE THIS

Author:

0 comentarios: