jueves, 7 de abril de 2016

Secuencia de ADN tras la regeneración muscular comienza a desentrañarse


Los animales que son capaces de reponer partes del cuerpo como el pez cebra y los tritones sin duda funcionan de manera muy diferente a como lo hacen los humanos, pero probablemente algún día podríamos ser capaces de compartir esta increíble habilidad. Una mirada más cercana al mecanismo de accionamiento de estas capacidades regenerativas notables ha sugerido que se podrían recrear en ratones, a tal punto que los científicos involucrados en última instancia tienen la esperanza de que podría mejorar nuestra capacidad de regenerar partes dañadas del cuerpo.



Los investigadores han identificado previamente una larga lista de los genes que dan a ciertos animales la capacidad de regenerar tejidos dañados. Sucede que algunos de estos genes tienen homólogos en los seres humanos, pero, por desgracia, cuando sufrimos la amputación de un miembro este tiende a permanecer de esa manera. Esta diferencia clave ha llevado a los investigadores a sospechar que no son los propios genes los que impulsan la regeneración, sino más bien las secuencias de ADN que regulan su comportamiento en el caso de una lesión.


"Queremos saber cómo se produce la regeneración, con el objetivo final de ayudar a los seres humanos a desarrollar todo su potencial regenerativo", declaró Kenneth Pos, profesor de biología celular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Duke. "Nuestros estudios apuntan a encontrar una manera a través de la cual potencialmente podríamos despertar  los genes responsables de la regeneración que todos llevamos dentro".


Mediante la observación de la regeneración de la aleta y el corazón en el pez cebra, el equipo ha identificado una de estas secuencias reguladoras. Conocidos como elementos potenciadores de la regeneración de tejidos (TREE, por sus siglas en inglés), estas cadenas de ADN no sólo activan los genes en los sitios de una lesión, sino que también pueden ser modificados para manipular la eficacia con que los animales son capaces de regenerarse.


Los científicos redujeron el TREE a la secuencia de ADN necesaria más corta, encontrando que en realidad podría ser separada en dos partes, una para activar los genes en un corazón herido y otra para activar los genes en una aleta lesionada. Mediante la fusión de estas secuencias a un par de genes de regeneración, terminaron con un pez cebra transgénico que posee una capacidad de regeneración mejorada en las secuelas de una lesión.


Ahora, el equipo ha puesto la mira en replicar esto en mamíferos. Con la colocación de un TREE a un gen llamado lacZ, encontraron que la secuencia reguladora fue capaz de activar la expresión de genes en las patas y los corazones dañados de ratones transgénicos.


"Estamos justo en el comienzo de este trabajo, pero ahora tenemos una prueba de concepto alentadora que indica que estos elementos poseen todas las secuencias necesarias para trabajar conb la maquinaria genética de los mamíferos después de una lesión", declaró Pos.


Poss afirma que podría haber diferentes tipos de TREE, incluyendo algunos que activan genes en todos los tejidos y algunos que activan los genes sólo en ciertos tejidos, como el corazón. Él cree que mediante la combinación de estas secuencias con las tecnologías de modificación de genomas, se podría mejorar significativamente la capacidad de los mamíferos para regenerar tejidos o partes del cuerpo dañadas.


"Queremos encontrar más de estos tipos de elementos para que podamos entender lo que se activa y en última instancia controla el programa de regeneración", declaró el científico. "Pueden haber fuertes elementos que aumentan la expresión del gen mucho más allá que los demás, o elementos que activan los genes en un tipo celular específico que está lesionado. Tener ese nivel de especificidad puede que algún día nos permitirá cambiar un tejido con una regeneración pobre a otro con una mejor condición por medio de un procedimiento con una precisión casi quirúrgica ".







SHARE THIS

Author:

0 comentarios: