viernes, 26 de agosto de 2016

La NASA investiga las nubes de Namibia para ayudar a predecir los futuros modelos climáticos

desierto de Namibia

La NASA ha tomado dos de sus aviones de investigación y un grupo de científicos y los ha llevado a la costa de África para estudiar diminutas partículas suspendidas en la atmósfera conocida como aerosoles. El objetivo del proyecto ORACLES (Observación de los Aerosoles sobre las nubes y sus Interacciones, por sus siglas en inglés) es proporcionar una mejor comprensión de cómo los aerosoles interactúan con las nubes, y cómo cambia directa o indirectamente el comportamiento de las nubes.

La NASA afirma que Walvis Bay, en Namibia, es uno de los tres lugares en el mundo con nubes bajas persistentes, y el único que tiene un flujo constante de partículas de aerosol en la atmósfera, gracias al humo de incendios interiores. Las capas de nubes se dice que se vuelven más espesas lejos de la costa, tal como una cuña, mezclandose gradualmente con aerosoles,de tal forma que ofrecen a los científicos condiciones progresivamente cambiantes que facilitan el estudio.

Como tal, el investigador principal Jens Redemann dice que la ubicación es "el laboratorio natural ideal para estudiar las interacciones entre las nubes y los aerosoles, que son algunas de las mayores incertidumbres en la predicción del clima futuro".

Los aerosoles que se elevan hacia la atmósfera pueden ser de origen natural, tales como el polvo y la sal del mar o pueden ser producidos como resultado de la actividad humana, como el hollín y el humo de los incendios y la industria.

Las actividades humanas se estiman actualmente que son responsables de quizá la mitad de todas las partículas de aerosol en la atmósfera", de acuerdo al científico Robert Wood. "Las partículas de humo reflejan la luz solar hacia el espacio, enfriando la Tierra, y a la vez pueden absorber la luz solar, lo que causa el efecto opuesto del calentamiento de la Tierra. Cuando los aerosoles se encuentran con las nubes, también cambian las propiedades de las nubes que las ingieren".

Los dos aviones de investigación que la NASA ha desplegado en la región son el P-3 y ER-2 y a diferencia de los satélites que sólo pueden pasar encima de una zona una vez al día, se espera que estas aeronaves van a ser capaces de estudiar la zona durante todo el día para construir una imagen completa del comportamiento de los aerosoles en las nubes.

El P-3 cuenta con cinco instrumentos de teledetección y tomará mediciones de más de una docena de sondas unidas a las alas y las entradas de las ventanas, mientras vuela a una altitud de hasta 20.000 pies (6.000 m). El ER-2 volará hasta 65.000 pies (19.800 m) y tomará lecturas similares a las realizadas por los satélites. 

La NASA afirma que el objetivo de los vuelos del proyecto ORACLE es complementar y validar las observaciones por satélite y probar los instrumentos que pueden llegar a ser utilizados por los satélites futuros. También se espera que el proyecto ayudará a mejorar los modelos regionales y globales por computadora que predicen el cambio climático.


SHARE THIS

Author:

0 comentarios: