martes, 30 de agosto de 2016

La vida en la Tierra pudo haber llegado muy temprano en la línea de tiempo cósmico


En este momento, dos sondas Voyager están acelerando hacia lo desconocido llevando cada una un "disco de oro" con información acerca de nuestro planeta, nuestros muchos idiomas diferentes y nuestras ciencias y artes. La idea era que estos registros podrían informarle a otras civilizaciones en el cosmos sobre el ser humano cuando se encuentren con las sondas. Pero si una nueva teoría sobre la vida en el universo es correcta, existe la posibilidad de que estos registros nunca encuentren una audiencia.

El nuevo estudio teórico proviene de científicos de Oxford y Harvard, y sugiere que la vida en la Tierra pudo haber llegado temprano cósmicamente hablando, por lo que la civilización avanzada que siempre hemos estado buscando en la galaxia en realidad podríamos ser nosotros mismos.


La suposición general de que otras civilizaciones más antiguas que la nuestra existen en el universo parece bien fundadmentada. Después de todo, de acuerdo a la lógica, el universo tiene alrededor de 13,8 mil millones de años, mientras que la Tierra es un pequeño planeta que se formo hace apenas 4,5 mil millones, lo que en el contexto cósmico no es tanto. Por lo tanto, ha transcurrido mucho tiempo para que la vida se desarrolle en otros lugares del Universo antes que en la tierra.

Pero el nuevo estudio de investigación, dirigido por el profesor Avi Loeb de la Universidad de Harvard, sugiere que la vida en el universo es estadísticamente mucho más probable en el futuro de lo que es ahora.

Esto se debe en parte a la preponderancia de las estrellas enanas rojas.

Aunque las estrellas de masa media como nuestro Sol parecen ofrecer las mejores condiciones para que los planetas que las orbitan desarrollen la vida tal como la conocemos, las estrellas de menor masa, como las enanas rojas son casi igual de adecuadas; su "zona de vida" es más estrecha, pero no por mucho.

Y la buena noticia para los aficionados a las enanas rojas es que las estrellas de menor masa tienen una vida útil mucho más larga que las estrellas de masa media - de hecho, pueden brillar por miles de millones de años más. Esto significa que, en última instancia, estas estrellas de menor masa y mayor duración ofrecen mucho más tiempo para que la vida evolucione en los eones por venir conforme el universo madura y nuestro Sol finalmente se quema.

La ecuación maestra que el equipo desarrolló toma en cuenta el número de planetas habitables alrededor de las estrellas, el número de estrellas en el universo en un momento dado (incluyendo su esperanza de vida y la tasa de nacimiento de estrellas nuevas), y la masa típica de las estrellas recién nacidas.

El Dr. Rafael Alves Batista del Departamento de Física de Oxford, uno de los autores del estudio, dice que el resultado principal de la investigación es que la vida parece más probable que evolucione en el futuro de lo que lo hace ahora. Eso no significa necesariamente que actualmente estamos solos en el universo. Pero, por ejemplo, si hay 1000 planetas con vida hoy en día, es probable que hayan 1000000 en el futuro, de acuerdo a Batista. 
"Hemos incluido algo de información adicional, como el tiempo que tarda la vida para evolucionar en un planeta, y para este factor sólo podemos usar lo que sabemos acerca de la vida en la Tierra", dijo el doctor Batista. "Eso limita la masa de estrellas que pueden albergar vida, dado que las estrellas de gran masa no viven lo suficiente para el desarrollo de la vida. Así que a menos que existan peligros asociados con las estrellas enanas rojas de baja masa que impiden la aparición de la vida a su alrededor, tales como alta niveles de radiación, entonces una civilización típica probablemente se encontraría viviendo en algún momento en el futuro. Esto significa que el ser humano podría haber aparecido "muy pronto".

 Es una idea interesante para reflexionar, aunque muchos científicos seguramente no estarán de acuerdo. Es bastante claro que muchos de nosotros esperamos hacer contacto con civilizaciones fuera de nuestro planeta. Si descubrimos que estamos viviendo en una época en que se está desarrollando la vida, pero aún de forma relativamente esporádica, puede cambiar la manera en que visualizamos este acercamiento teórico con otras posibles formas de vida extreterrestres. La investigación ha sido publicada en la Journal of Cosmology and Astroparticle Physics.


SHARE THIS

Author:

0 comentarios: