lunes, 26 de septiembre de 2016

¿Por qué algunas personas se niegan a aceptar que el cambio climático inducido por el hombre es real?


A menudo vemos u oímos comentarios de muchas personas en diversos medios en los que cuestionan si el cambio climático inducido por el hombre es real o no. Esto hace que nos preguntemos porque este tema tiene tantos detractores cuando múltiples hallazgos basados en investigaciones en diferentes áreas de la ciencia confirman que efectivamente la actividad humana está modificando el clima global. Por lo tanto, en este artículo vamos a tratar de responder esta pregunta tan interesante.

A pesar de la evidencia científica, ¿por qué algunas personas reaccionan con tanta vehemencia en contra de la idea de que el cambio climático inducido por el hombre es un fenómeno real?

Para responder a esta pregunta primero vamos a ver unos datos con respecto a lo que piensan las personas en Estados Unidos sobre este problema, siendo el país que más ha contribuido al calentamiento global en las últimas décadas.

De acuerdo a los datos, alrededor de 7 de cada 10 estadounidenses dicen que actualmente están convencidos de que el cambio climático está ocurriendo, 2 de cada 10 dicen que "no saben", y 1 de cada 10 descartan la posibilidad firmemente. Los expertos llaman a este último grupo el "desdeñoso", debido a que enfáticamente se oponen a la realidad del cambio climático causado por el hombre. La pregunta es: ¿Por qué?

Hay al menos varias respuestas a esta pregunta importante. En resumen, son: el dinero, la política, las tendencias de la psicología y la sociología humana fuertemente arraigadas, y la comunicación estratégica. Vamos a explicar estas razones brevemente.

 Hace dos décadas, los demócratas y los republicanos tenían puntos de vista muy similares del cambio climático - aunque pocos estadounidenses, entonces como ahora, sabía mucho sobre este tema. Desde entonces - conforme las evidencias científicas del cambio climático perjudicial se ha acumulado de manera constante - una polarización profunda tuvo lugar poco a poco: casi todos los demócratas han llegado al convencimiento, mientras que muchos republicanos cambiaron de opinión y ya no aceptan la premisa.

Muchos factores contribuyeron a esta politización del cambio climático, incluso - y quizás especialmente - campañas de desinformación estratégicas financiadas por la industria de los combustibles fósiles (similar a las campañas de desinformación estratégicas destinadas a los estadounidenses durante tantas décadas por la industria del tabaco).

Los mercaderes de la duda 

Los mensajes repetidos sin fin de los "mercaderes de la duda" se distribuyeron directamente a través de la publicidad pagada, e indirectamente por los grupos conservadores de expertos, medios de comunicación de noticias partidistas (especialmente Fox News y el Wall Street Journal), y algunos funcionarios electos republicanos. Las organizaciones ambientales y de caracter liberal fueron en gran medida ineficaces a la hora de luchar contra estos mensajes; de hecho, sus esfuerzos pueden haber sido contraproducentes, sin darse cuenta reforzaron la idea de que el cambio climático era más una cuestión de política (liberales) que acerca de la ciencia o el bienestar humano. 

Las acciones de estos actores motivados encontraron terreno fértil en la mente de los estadounidenses comunes y corrientes.

Las personas - todos nosotros, pero especialmente los que tienen opiniones fuertes y a menudo de caracter partidario - tienen una tendencia a caer en el "razonamiento motivado." Tenemos la tendencia a buscar (o, al menos, prestar más atención a) y concordar con la información que es consistente con nuestra visión del mundo, e ignorar la información que entra en conflicto con nuestra visión del mundo. 

 A medida que los actores económicos y políticos utilizaron reiteradamente argumenos poderosos y simples (de hecho erróneos) en contra de la realidad y/o gravedad del cambio climático, estos argumentos hicieron eco en las visiones del mundo de libre mercado de muchos estadounidenses. En resumen, el cambio climático se convirtió en una víctima del pensamiento tribal que fue habilitado por una eficaz (y altamente destructiva) comunicación estratégica: mensajes simples y claros, que son repetidos a menudo, por una variedad de voces de confianza.

Aunque afortunadamente la mayoría de los estadounidenses están convencidos de la realidad - y en menor grado la gravedad - del cambio climático, muchos miembros republicanos del Congreso y gobernadores no están convencidos (por lo menos en sus declaraciones públicas). Si bien puede no importar mucho si una pequeña proporción de los estadounidenses comunes no están convencidos, si importa bastante que tantos de nuestros representantes electos no estén dispuestos a ver que lo más importantre para el planeta es abrazar la revolución de la energía limpia que es nuestra mejor protección contra la alteración del climna causada por el ser humano.




SHARE THIS

Author:

0 comentarios: