domingo, 4 de septiembre de 2016

Supuesta señal de radio extraterrestre en realidad es de la tierra


Una señal de radio identificada inicialmente como una posible transmisión de una civilización extraterrestre ha resultado ser una falsa alarma, de acuerdo a científicos rusos que confirmaron que que en realidad la señal provenía de la Tierra. Informes recientes habían sugerido que una poderosa señal de radio proveniente de una estrella de tipo G que está a 94,4 años luz de distancia en la constelación de Hércules, podría ser un mensaje de una especie extraterresre, pero ahora parece probable que un viejo satélite militar de la Guerra Fría es el culpable.

Según el Instituto SETI, la señal fue recibida por primera vez por astrónomos rusos en mayo del año 2015 por medio del radiotelescopio RATAN-600 en Zelenchukskaya, al norte de las montañas del Cáucaso. Sin embargo, la noticia no fue presentada al público hasta que el hallazgo fue discutido en una presentación reciente en la que Claudio Maccone, el presidente de la International Academy of Astronautics Permanent SETI Committee, estuvo presente.


La señal que parecía venir de la estrella HD 164595 era muy inusual. Tenía un ancho de banda de un GHz, que es mil millones de veces más amplio que el ancho de banda que SETI utiliza generalmente. Luego estaba la intensidad de la señal, que era de 0,75 Janskys. Un Jansky es equivalente a 10 elevado a -26 vatios por metro cuadrado por hertz. A modo de comparación, un teléfono móvil ubicado a alrededor de un kilómetro de distancia emite 110 Janskys. Dado que la señal viene de 94 años luz de distancia, tendría que haber sido mucho más fuerte en su punto de origen. Si hubiera sido transmitida en todas las direcciones, la señal habría consumido 10 elevado a 20 vatios o el equivalente a cien veces toda la luz solar que llega a la Tierra. Si la señal fue transmitida directamente a nosotros, habría necesitado "sólo" un billón de vatios.

Por lo tanto, Si esta señal hubiera sido emitida por otra especie, entonces debería ser una supercivilización mucho más avanzada que la nuestra. Por desgracia, cuando SETI dirigió el Allen Telescope Array (ATA) hacia la estrella HD 164595 el 28 y 30 de agosto para intentar localizar la señal, los resultados fueron negativos.

Mientras tanto, en un artículo de TASS, el director del Instituto de Astronomía Aplicada de la Academia Rusa de Ciencias, Alexander Ipatov, declaró que la señal era en realidad el resultado de la interferencia terrestre. En concreto, un antiguo satélite militar soviético transmitió o reflejó la señal captada por los astrónomos. Esto fue confirmado más tarde en un comunicado por el Observatorio Astrofísico Especial de la Academia Rusa de Ciencias, que dijo: "Se puede decir con seguridad que la señal detectada inicialmente no provenía del espacio exterior y que su origen es terrestre"




SHARE THIS

Author:

0 comentarios: